No-crema de Champiñones



Quizás no sea una de las mejores fotos del blog, pero a nuestro favor he de decir que no es fácil entrar en la cocina pensando hacer una crema y terminar haciendo una no-crema...y por si fuera poco, fotografiarlo.

No somos muy cremosíveros, no solemos hacer cremas. Las únicas que practicamos son las hidratantes, las relajantes, para el afeitado y contra esas arrugitas tan graciosas que nos están saliendo junto a los ojos. Y resulta que ninguna de éstas se come.

¿Por qué triturar ingredientes que enteros están buenos? A excepción del gazpacho y salmorejo que somos capaces de consumir a un ritmo continuo de varios hectolitros semanales; y de la vichyssoise que aunque aun no la hemos probado si nos llama la atención.

A pesar de los pesares, le dimos una oportunidad a las cremas y decidimos hacer una con un ingrediente que al menos nos gustase bastante, las setas. Estábamos decididos...

D-¡Vamos a hacer una crema y nos va a salir rica!
M-¡Si David! 

Una vez hecho el estofado de las verduras, llegó el momento de triturarlo y añadirle la nata o el queso...o cualquier lácteo que adulterara el sabor original de todas las verduras. 

D-¡Vamos a triturarlo todo y NO nos vamos a arrepentir!
M-¡No! ¡No nos vamos a arrepentir! ¡Pero voy a guardar un cuenco por si acaso!
D-¡Vale! 

Y apretamos el botón y lo trituramos todo.Craso error.


INGREDIENTES (para 4 personas):

- 300 gr de champiñones
- 2 puerros
- 2 dientes de ajo
- 2 patatas
- pimienta blanca
- aceite de oliva virgen extra
- sal 

ELABORACIÓN:


Comenzaremos refriendo los puerros y los dientes de ajo en una olla amplia con un buen chorretón de aceite de oliva. Cuando empiece a pocharse todo le añadiremos un poco de pimienta blanca y los champiñones cortados en cuartos. Seguiremos rehogándolo a fuego medio para que se mezclen bien los sabores durante unos 15 minutos aproximadamente.



Seguidamente, le añadiremos las patatas cortadas en gajos y los cubriremos con un poco de agua, pero no demasiada para que no se diluya el sabor. La suficiente para que las patatas se pongan tiernas. Lo dejaremos cocer a fuego medio durante unos 20 minutos aproximadamente.

Finalmente y llegados a este punto tenemos dos caminos:

A) Añadir un ingrediente que le aporte cremosidad a la elaboración, como nata o queso ligero; triturarlo todo y si queremos podemos pasarlo por el chino para eliminar las pieles. La mantequilla también le aporta una textura cremosa.

B) Apartar del fuego, dejar templar y comerte un buen plato. Una opción muy válida a modo de guiso de verduras.




Nosotros optamos por los dos caminos y tenemos que confesar que aun nos queda mucho que aprender con respecto a la elaboración de cremas. De sabor estaba bastante bien, pero su aspecto no era nada apetecible, al menos a nosotros no nos lo parecía ya que como os hemos dicho al principio no solemos comer cremas. 

Todos los días se aprende algo nuevo y en los fogones/inducción eso pasa a cada momento. En la cocina como en la vida no todo son éxitos, hay que asumir los fallos y aprender de ellos, por lo que de esta experiencia nos quedamos con este guiso de patatas con setas de lo más sabroso, así que...¡¡No dejéis de probarlo!!


Quien comparte su comida, no pasa solo la vida



8 comentarios:

  1. Hola Marga. El guiso tiene un aspecto fantástico, sobre la crema, no tengáis pesar como muy bien comentas , no siempre sale bien todas las cosas en la vida, así se va aprendiendo, adelante, besos fuertes

    ResponderEliminar
  2. No hay como practicar para aprender!! Seguro que estaba buenísimo!

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanta las cremas, y esta diferente y no me parece tan mal a la vista, enhorabuena, sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
  4. Vaaale ,pues haremos la no - crema que seguro nos gusta ,aunque en casa también somos de cremas.
    Un beso
    Lourdes

    ResponderEliminar
  5. Vale pues ahora ya sabemos de no triturar esta delicia de plato. jijii
    Gracias por la info.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que es difícil conseguir un color bonito para una crema según el ingrediente. Y tenéis razón, según las verduras que se usen, echarle crema es como liarla y cambiar el sabor. Yo, con los champiñones, opto por la no-crema también.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Uy... qué poco de acuerdo estoy con vosotros en este tema... Yo soy adicta a las cremas, y no solo a las veraniegas que os gustan a vosotros (cualquier verano me va a dar una sobredosis de gazpacho o de salmorejo) sino también a las calentitas que se toman cuando hace frío. Me encantan: son nutritivas y muy sanas, entonan el cuerpo, alegran el espíritu, son baratas, no engordan (en general, yo desde luego nunca les pongo nata), son fáciles de hacer, de una vez preparas para varias veces, se calientan en un santiamén.... y, para rematar, están riquísimas. Me gusta mucho el guisote que habéis preparado en esta entrada, y me tomaría tal cual a cucharadas... pero también (sin dudarlo, vamos) triturado, calentito, en un cuenco y a cucharadas :)

    ResponderEliminar
  8. U mm Champiñones.... nada que envidiar a otros hongos.Buenisimos!!!!
    Saludos

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejarnos un comentario!!

Nos hace mucha ilusión ver tu versión de esta receta, queremos ver el resultado.
Si te animas, cuéntanos si te ha gustado y envíanos una foto a azafranesycanelas@gmail.com.

¡Veras publicada la foto de tu plato!

Printfriendly

Síguenos la pista