Printfriendly

Carpaccio de Tana con mostaza y hierbabuena (Amanita Caesárea)



Empieza el otoño y las setas erupcionan de forma masiva por los campos. Las hay de todos los tipos y variedades...grandes, pequeñas, delicadas...robustas, todoterrenos o clamorosamente exclusivas.

En la temporada anterior os hablamos, entre otras,  de los Gurumelos (Amanita Ponderosa), una variedad de hongo casi exclusiva de esta nuestra tierra, Huelva. Es una de nuestras setas preferidas, y no puede ser de otra forma porque si las has probado jamás olvidarás su sabor. 

En esta temporada que ahora comienza, os vamos a mostrar otra seta muy escasa en todo el territorio español. Su crecimiento está limitado a determinadas zonas con condiciones particulares. Y tenemos la suerte de que Huelva cuenta con una de ellas y de gran proliferacion. En la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, (Huelva) prolifera bajo Castaños y Alcornoques y de eso aquí nos sobra. Se trata de la Amanita Caesárea.



Su sombrero oscila entre los 8 y 18 centímetros, es carnoso, hemisférico, de láminas doradas en su interior y  de un intenso color naranja.  También es conocida como Oronja o Yema de Huevo, pero como la conocemos aquí es por el nombre de Tana. Nuestra Tana de toda la vida junto con el Gurumelo, seta por excelencia de esta bendita tierra.

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 2 Tanas
- 1/4 pimiento rojo
- 1/2 cebolleta
- 1 cucharadita de mostaza antigua
- hierbabuena
- aceite de oliva virgen extra
- sal

ELABORACIÓN:


En esta ocasión vamos a preparar las setas de una forma diferente. Vamos a hacer un carpaccio donde podremos apreciar la textura real de la seta. Esa esponjosidad y ese sabor puro a hongo que tanto enloquece a propios y extraños. 

Para acompañarlas vamos a hacer una vinagreta con diferentes matices que nos va a resaltar todos los sabores.

Para la vinagreta tan solo tendremos que picar muy finamente el pimiento rojo y la cebolleta. Lo pondremos en un recipiente amplio y le añadiremos la mostaza y la hierbabuena muy picadita. A continuación añadiremos un buen chorro de aceite de oliva un poco de sal y vinagre. Removeremos bien para emulsionarlos todo y reservaremos.  esta vinagreta ya os lo la explicábamos hace unos días en otro post, podéis verla con más detalle aqui




Con respecto a las setas, vamos a seleccionar un buen ejemplar con una buena cutícula, y por supuesto, muy frescas y sanas.

Sólo vamos a necesitar el sombrero, de hecho tan solo la parte central, asi que con los restos podremos hacer cualquier otra elaboración (revueltos o acompañamiento para carnes por ejemplo)

Con un cuchillo bien afilado vamos a ir cortando finas láminas de setas de forma que no se nos rompan. Es un trabajo delicado que hay que hacer con mucho cuidado.




Una vez cortadas, las dispondremos sobre el plato a presentar y las rociaremos  con la vinagreta de mostaza y hierbabuena.




Todo lo que os digamos puede resultar escaso, es una autentico espectáculo poder saborear el sabor puro de esta seta. La vinagreta te ayuda a asimilarlo, es un complemento ideal que potencia todo el sabor a montaña que desprenden. Así que...¡¡No dejéis de probarlas!!


Quien comparte su comida, no pasa solo la vida



3 comentarios

  1. Ummm que pinta tiene más rica! Nunca la he probado! Un besoo

    ResponderEliminar
  2. Hola Marga!
    vaya partidazo que le has sacado a la tana, y a la hierbabuena. Aúpa las setas!!!
    Bss
    Marisa

    ResponderEliminar
  3. Las he comido sólo un par de veces y me han gustado mucho, porque adoro.casi todas las setas. Eso sí, en carpaccio y una vinagreta como esta me parecen una opción maravillosa para una cena de sábado

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejarnos un comentario!!

Nos hace mucha ilusión ver tu versión de esta receta, queremos ver el resultado.
Si te animas, cuéntanos si te ha gustado y envíanos una foto a azafranesycanelas@gmail.com.

¡Veras publicada la foto de tu plato!

Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.