Jamón de cerdo al horno





Y un jamón. 

La culpa la tuvo el horno y 5 kg de pata de cerdo que ya de por sí, te incitaba a pecados capitales. Cuatro horas y media después, obtuvimos un asado de cerdo sin igual. La casa olía a gloria y  no  paramos de salivar durante todo ese tiempo. Lo sacamos del horno y lo dejamos reposar... llegados a este punto teníamos 2 opciones:

1ª.- Hacinar a toda la familia en la terraza junto con el portero, los vecinos y el cartero,  sentarlos en la terraza con tenedor y cuchillo en mano dispuestos a acabar con semejante manjar...

2ª.- O conservarlo de forma duradera.

Nosotros experimentamos un híbrido entre las dos opciones anteriores. Repartimos raciones a domicilio a toda la familia, y nuestra parte la conservamos...ya leerás cómo.


INGREDIENTES:

- 1 jamón fresco de cerdo (o paletilla) 5kg aprox.
- 2 cabezas de ajos
- perejil
- pimienta negra en grano
- manteca blanca de cerdo
- vino blanco
- sal

ELABORACIÓN:

Vamos a mechar el jamón de cerdo con la combinación de ajo, perejil y pimienta. Para prepararlo, pelaremos los ajos y los meteremos en una picadora junto con el perejil y 2 cucharadas de pimienta negra en grano. Lo trituramos todo muy bien, los sabores se mezclaran y el aliño del cerdo quedará uniforme.




Seguidamente dispondremos la pata de cerdo sobre una superficie amplia para comenzar con el mechado de la carne. Para ello iremos practicando pequeños orificios  e introduciendo el mejunje para el aliño. Es muy sencillo, irás distribuyendo los cortes por donde quieras de forma que quede toda la superficie aliñada. Cuando hayamos terminado una parte, le daremos la vuelta al jamón y repetiremos de nuevo la operación.



Cuando lo hayamos mechado por ambas caras, lo dispondremos sobre una bandeja de horno y le pondremos la manteca blanca por encima. Le daremos un punto de sal al gusto y lo introduciremos en el horno precalentado a 160ºC durante 4,5 horas. Es una cocción relativamente lenta y a temperatura moderada, de esta forma conseguiremos que la carne se cocine conservando todos sus jugos y sabor. Durante todo este tiempo iremos regando el jamón con la salsa que se vaya formando en la bandeja.



Cuatro horas y media después, el jamón o paletilla estarán al punto. Su piel habrá tornado a un color dorado realmente atractivo, toda la esencia se habrá acumulado en la bandeja de horno y el ajo le habrá otorgado un aroma con poderes casi narcóticos...



Como os contábamos al principio, son muchas las raciones que salen de la pata. Si lo haces en una ocasión especial con la familia, probablemente se acabará en un periquete. Pero no es necesario hacerlo para una ocasión especial si tienes forma de conservarlo a largo plazo. 

La conservación al vacío nos alarga la vida comestible de los productos perecederos. Deshuesamos completamente la pieza de carne y fuimos haciendo envases diferentes, cada uno de ellos equivalentes a una ración (los cuales acabaron en manos de familiares ávidos de probaturas).

Aprovechamos la ocasión para recomendaros el uso de esta máquina, que aunque conlleva una inversión algo costosa, sin duda se amortiza rápidamente. Hablaremos de ella en otra ocasión de forma más detallada.


No podemos olvidarnos del maravilloso jugo que nos ha quedado en la bandeja de horno. Mientras troceas la carne y repartes las raciones, pondremos la bandeja del horno al fuego (vitro) para desglasarla. Es la primera vez que utilizamos la badeja de horno de esta forma. Ojo, nosotros lo hemos hecho en una placa de inducción por lo que el calor es directo al producto y no daña la bandeja. No te recomendamos hacerlo con otro tipo de fuente, consulta los manuales. Como decíamos, desglasaremos la bandeja de horno con un poco de vino blanco y un vaso de agua. Retiraremos del fuego y reservaremos. 


Para finalizar, podremos presentarla en el plato con ayuda de un aro y un poco de salsa por encima, dándole el toque sofisticado que se merece este producto tan tradicional y versátil como es la carne de cerdo. Así que...¡¡No dejéis de probarla!!



Quien comparte su comida, no pasa solo la vida



15 comentarios:

  1. Madre por dios! Que pinta más rica tiene! Dan ganas de meter la cabeza dentro del plato. Me encanta. Un besooo guapa!

    ResponderEliminar
  2. gracias por la receta ! me gusto mucho ! voy a prepararla algun dia.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy muy fan de las cocciones lentas, de los asados al horno hasta conseguir que se desprenda la carne de los huesos, pero nunca me he metido con todo un jamón. Tiene que ser una experiencia tremenda comenzar con el masajeo y esperar el resultado final.
    Y yo me temo a mi mismo, supongo que mi mejunje llevaría pimentón, anís estrellado, romero... ¡uf!, a ver si tengo oportunidad y me pongo a ello!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es brutal, el discurrir del tiempo mientras la pata va cambiando de color y desprendiendo aromas es toda una gozada

      Eliminar
  4. Ummm, relamiéndome estoy ahora mismo.
    En Canarias no hay fiesta familiar donde no haya una Pata Asada para alegría de todos, cortada en lonchas qué cosas más deliciosa.
    Te ha quedado magnífica ¿y en bocadillo? madre mía con un poquito de mojo y queso fresco para mí es tocar el cielo.
    Me voy ya, que estoy sufriendo demasiado jaja
    Besotes gordos mi niña, feliz semana y nuevamente Felicidades por el recetón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, en bocadillo está genial. aaainnss! que me gusta comer!! :P

      Eliminar
  5. Ya está bueno de por si ese asado, pero la presentación lo hace aun mas apetitoso. Un lujazo de plato.
    Besinos

    ResponderEliminar
  6. Que delicia de jamón!! te ha quedadoespectacular, una pieza tan grande nunca la hice y le tengo ganas para estrenar mi horno de leña, pero miedo le tengo un poco, la tuya está impresionante, como nunca la había visto...Besss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buua! en horno de leña tiene que ser lo más, no dudes en hacerlo!

      Eliminar
  7. Síiii!! Qué ganas tengo de meter en el horno una pierna/paletilla de jamón como éste! Me acuerdo que lo probé una vez en casa de la madre de una amiga y qué gusto! Os ha quedado de locura!
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. buah! que pinta tiene! tiene que estar riquísimo!tal y como dices, como no repartas, pero sabes que te digo, me has dado una idea para las proximas navidades. Besos

    ResponderEliminar
  9. Marga debe estar riquísimo. Lo tradicional siempre lo está. Además con un emplatado de hoy, y lo mejor de todo, carne en cantidad para recibir amigos, así que espéranos que vamos todos para allá. Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Madre mía... vaya asado que os habéis marcado, qué pena no se parte de tus vecinos ni el portero, para llevar me algo ;) Últimamente no dejo de ver recetas en la red en las que se recomienda justamente lo que tú has hecho: un asado lennnto y a fuego bajo, para que la pieza quede jugosa. Me interesa mucho lo que comentas del envasado al vacío, ¿cómo lo haces? También estoy leyendo últimamente muchos post donde lo recomiendan.

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejarnos un comentario!!

Nos hace mucha ilusión ver tu versión de esta receta, queremos ver el resultado.
Si te animas, cuéntanos si te ha gustado y envíanos una foto a azafranesycanelas@gmail.com.

¡Veras publicada la foto de tu plato!

Printfriendly

Síguenos la pista