Solomillo de cerdo ibérico adobado




Sinceramente, siempre hemos asociado el aliño de adobo a pescados. Quizás por que nunca nos enseñaron otras posibilidades o quizás por el hecho de que vivir en puerto de mar no nos haya dejado ver más allá. La cuestión es que el adobo avinagrado lo asociábamos a pescados y el macerado en aceite a la carne. Pues no...Es evidente que en cocina siempre se puede dar un pasito más.

Sea como fuere, centrémonos en el adobo. No os descubro nada si os digo que se trata de un método muy antiguo de conservación de alimentos. El calor en algunas zonas perjudicaba dicha conservación y ni que decir tiene que los frigoríficos y refrigeradores son un lujo de poco más de cien años...en cuyos inicios se limitaban a un armario aislado con corcho donde se colocaban bloques de nieve. 

Hoy día ya no tenemos estos inconvenientes, y lo que antes era una elaboración básica y necesaria, ahora es una forma muy versátil de aderezar un alimento. Veamos pues este adobo para un espectacular solomillo de cerdo ibérico.

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 1 solomillo de cerdo ibérico
- 6 dientes de ajo
- 1 cucharadita de orégano
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 100 ml de vinagre
- 250 ml de agua
- aceite de oliva virgen extra
- sal

ELABORACIÓN:


Para comenzar, limpiaremos el solomillo de todo los restos de grasa y membranas que nos puedan ser molestas a la hora de comer. Seguidamente prepararemos el adobo. Para ello, pondremos en un recipiente amplio los dientes de ajo ligeramente machacados, el orégano, el pimentón el agua y el vinagre. 

Lo mezclaremos todo bien y sumergiremos el solomillo completo en dicho adobo. Es muy importante tener en cuanta que esta receta lleva un tiempo de reposo elevado, por lo que deberemos poner el solomillo a macerar en el adobo durante unas 12 horas como mínimo.



Trascurrido esa tiempo, sacaremos la carne del adobo y la escurriremos totalmente para eliminar todo el líquido posible. A continuación, cortaremos rodajas más bien gruesas para asegurarnos una cocción óptima y jugosa. Cuanto más fina la cortemos más difícil será conservar un punto jugoso. 




Finalmente, pondremos una plancha a calentar hasta que empieza a humear. Mientras rociaremos los medallones de solomillo con aceite de oliva virgen para posteriormente ir poniéndolos en la plancha.



Los cocinaremos unos 3 minutos por cada lado, dependerá del gusto de cada comensal, aunque recomendamos que el solomillo no esté demasiado hecho ya que quedará muy seco y hebroso debido a que este tipo de carne carece de exceso de grasa infiltrada.



Una vez cocinados, los presentaremos con una pizca de sal en escamas por encima la cual potenciará los sabores del adobo y de la carne.



Quien comparte su comida, no pasa solo la vida





9 comentarios:

  1. que delicia Marga de solomillo adobado, me lo apunto y me quedo siguiéndote! besitos desde mi igloo cooking

    ResponderEliminar
  2. Madre mia pedazo pintaza, te quedo maravilloso, este me lo guardo para empezar una comida y tomarse antes con un buen vino es espectacular..... Bess

    ResponderEliminar
  3. Marga!! ya me imagino el sabor de ese solomillo con ese adobo.. por dios!! qué ricura. Si es que la foto ya transmite hasta el olor :)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas pepi! una delicia

      Eliminar
    2. Hola Marga, este solomillo esta diciendo comerme!!!! Besos fuertes

      Eliminar
  4. Yo soy muy de macerar solomillos de cerdo, admiten muchísimas combinaciones, como esta misma y es una carne muy agradecida. Esta forma de prepararla es muy rápida e ideal para, por ejemplo, una cena en verano con una ensalada, Lo que pasa es a mí, cuestión de gustos, simplemente, me gusta más terminarlo en el horno, lo cual, también es verdad, es más lento y apetece menos con estos calores.
    PD: creo que si tuviera vuestro puerto y vuestros ibéricos me volvería directamente loco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una carne genial, y aunque es cierto que es un poco seca por la ausencia de grasa, si la tratas correctamente salen platos buenisimos. Lo de tarminar en el horno es genial, nosotros tambien lo hacemos mucho ultimamente.
      Nosotros ya lo estamos!! la verdad es que es una privilegio, nos sentimos muy afortunados. Gracias!

      Eliminar
  5. Llevas toda la razón, tenemos (innecesariamente) asociado el adobo al pescado. me parece que nos haces una propuesta muy original y sugerente, la probaré :)

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejarnos un comentario!!

Nos hace mucha ilusión ver tu versión de esta receta, queremos ver el resultado.
Si te animas, cuéntanos si te ha gustado y envíanos una foto a azafranesycanelas@gmail.com.

¡Veras publicada la foto de tu plato!

Printfriendly

Síguenos la pista