Printfriendly

Calamar y su piel con sobrasada



Tras un necesario parón estival, volvemos con las pilas cargadas y dispuestos a darlo todo, como siempre. Aunque hemos cesado en la publicación de nuevas recetas en estas últimas semanas, eso no quiere decir que hayamos estado de brazos cruzados. Azafranes y Canelas NonStop, hemos estado trabajando con mucha antelación en nuevos contenidos de cara al nuevo curso que se nos echa encima. Los próximos meses se avecinan cargados de nuevas experiencias, trabajo y poco tiempo libre. Así que este mes de Agosto hemos seguido cocinando a tope descubriendo nuevos sabores e intentando ser en cada receta un un poco mejor.

Para estrenarnos hemos elegido una receta que nos ha sorprendido por la combinación de sabores tan peculiar. El dulzor del calamar junto con la potencia de la sobrasada hacen una combinación cuanto menos original. En su justa medida, estos dos sabores son un acierto seguro. Veamos que tal nos fué.

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 4 calamares frescos
- 2 cebollas tiernas
- vino blanco
- 1 rodaja de sobrasada
- 1 cucharada de miel
- pimienta negra molida
- aceite de oliva virgen extra
- sal

ELABORACIÓN:

Comenzaremos limpiando los calamares, les retiraremos todos los internos separando los rejos del cuerpo. Pero en este caso conservaremos la piel del calamar. Lo haremos así por que la sobrasada va a portar un sabor intenso al plato, la piel del calamar va a potenciar el suave sabor del calamar. Esta piel prácticamente se desprenderá del calamar y formará parte de la salsa del plato, lo que será un punto extra de sabor. 


Por un lado mantendremos los rejos y tentáculos sin cortar, los dejaremos enteros, y por otro cortaremos el cuerpo en aros. Pero dejaremos la parte central en una única pieza a la que le practicaremos unos cortes solo en una de sus lados, no profundizaremos hasta el final con el cuchillo. De esta forma conseguimos un acabado final muy chulo.

Cortaremos las cebollas tiernas en juliana fina y la saltearemos a  fuego fuerte en un wok con un poco de aceite de oliva y sal. Cuando veamos que la cebolla ha tomado color y empiece a ponerse blandita, le añadimos un chorretón de vino blanco y dejamos que se reduzca el alcohol. Una vez reducido, le añadiremos la miel y dejamos que se mezclen los sabores.




Una vez terminada la cebolla, la retiraremos del wok y la reservaremos.

Seguidamente volveremos a calentar el wok a fuego muy fuerte y marcaremos ligeramente los calamares. Así evitaremos que suelten todo su jugo ya que se contraen rápidamente. Los retiraremos del wok.

Para finalizar, añadiremos la sobrasada cortada en cuadraditos y dejaremos que se derrita ligeramente. A continuación incorporaremos la cebolla pochada y los calamares. Daremos unas vueltas manteniendo el wok al fuego y retiraremos rápidamente para que no se nos cocine demasiado el calamar.



Saltearemos todo junto en el wok para que se integren los sabores, solo unas ligeras vueltas será suficiente, en el momento en que el calamar se impregne de la grasita de la sobrasada podremos pasar a presentar el plato.

Antes, un par de puntos a tener en cuenta:

Primer secreto: Uso de calamares muy frescos.

Segundo secreto: Utiliza sobrasada de calidad, Mejor rodajas cortadas del embutido (la venden al corte en la charcutería), evita el uso de sobrasada envasada en terrinas. Y sobretodo úsala con mesura, menos es más ;)

Como ves, 2 secretos bien sencillos y bastante obvios, nada de complicaciones.





Ya solo nos quedará presentar el plato final con un poco de perejil picado por encima para aportar frescura y color al plato. Atreverte y verás que no te arrepentirás. Así que..¡¡No dejéis de probarlo!!


Quien comparte su comida, no pasa solo la vida




5 comentarios

  1. ¡Un gusto veros de vuelta!. Me encanta la receta, no puede ser más sencilla y la relación facilidad/potencia es insuperable.
    Con una tapa así te quedas con todos en la barra de un bar.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho la mezcla de sabores, tambien es muy original y me la llevo prestada para hacerla lo antes posible.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien habéis empezado!! La receta está increíble y pienso ponerla en práctica seguro.

    Un beso y bienvenidos de nuevo!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Marga!!
    Ayer mi cena fue este espectacular plato!! Me encantó y eso que mi calamar era congelado y bastante limpito, ya que me es difícil encontrarlo fresco aquí en la zona donde vivo.
    La sobrasada pues también la tengo congelada, ya que me la suelo traer de España y en cuanto llego a casa me la congelo para ir teniendo durante una temporada.
    Y ya te digo... si así me gusto, no me encantó, como debe de estar con todos los productos frescos.

    Un beso guapa y la receta se queda en favoritos para siempre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guuau! me alegro que te haya gustado, no sabes la ilusion que nos hace que la hayas puesto en práctica. Muchas gracias por volver a contarnos tu experienca. besotes

      Eliminar

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.