montadito de queso y uvas



Uva y queso saben a Beso.
Uva, pan y queso saben a Beso.
Uva, vino y queso saben a Beso.  

Cualquiera de ellas me parece de lo más acertada.

No puede existir una combinación más aceptada entre la masas. Este tipo de mezclas dulces y saladas no son del todo bienvenidas en según qué casas. Pero el queso y uvas tiene el cielo ganado, es la niña bonita de las combinaciones. Que levante la mano a quien no le guste. ¿Quien no ha cenado queso y uvas?

Es más: ¿A qué madre no le gusta el queso con uvas? 

Modernizamos un poco este tradicional tándem y lo subimos a un montadito, añadiéndole además un toque diferenciador con la cebolla caramelizada.

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 4 panecillos
- 4 trozos de queso camembert
- cebolla caramelizada
- uvas

ELABORACIÓN:


Respecto a las uvas mirad la que hemos encontrado. Si es cierto que aun no estamos en plena temporada pero éstas estaban ya listas para ser puestas en la mesa. Eran grandes, tersas, crujientes y con semillas diminutas.

A mi particularmente me gustan las uvas moradas, me parecen más dulces que las verdes. Es cuestión de gustos, y si me dan  a elegir las prefiero "pisadas" y fermentadas en cualquiera de sus fases.


Sobre el queso podríamos estar hablando largo y tendido sobre todas las variedades posibles. Nosotros aceptamos todas. Nos encanta el queso y lo compramos por kilos. No exagero. Compramos piezas completas y en casa las cortamos en cuñas y las envasamos al vacío. 

Esta tipo de máquinas requieren una inversión más o menos importante, pero os aseguro que es uno de los cachivaches de mi cocina que más utilizo, muy por encima de la máquina de pasta y rebasando a 100km/h a la heladera.

Te recomendamos un pan crujiente como base del montadito, eso siempre ayuda a contrarrestar la cremosidad del conjunto. 




Adicionalmente hemos añadido un poco de cebolla caramelizada al montadito porque nos parecía que la combinación final podía resultar interesante.

Esta mermelada de cebolla no tiene complicación alguna, además nosotros siempre preparamos gran cantidad y la reservamos en la nevera durante algunas semanas sin que se deteriore su aspecto y calidad. En este enlace puedes ver nuestra receta paso a paso.





El queso que hemos elegido es un Camembert. Es cremoso y un poco ácido lo que viene genial para esta combinación de sabores. La corteza natural de este tipo de quesos es lo que le otorga una personalidad diferente por lo que nosotros siempre se la dejamos.



Ya solo nos queda hablar de la elaboración del montadito. Hemos llegado al final y ni siquiera hemos hablado de la receta. Y es que hay poco que contar: pan, uva y queso sabe a Beso. Así que...no dejéis de probarlo!

Quien comparte su comida, no pasa solo la vida




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por dejarnos un comentario!!

Nos hace mucha ilusión ver tu versión de esta receta, queremos ver el resultado.
Si te animas, cuéntanos si te ha gustado y envíanos una foto a azafranesycanelas@gmail.com.

¡Veras publicada la foto de tu plato!

Printfriendly

Síguenos la pista