Printfriendly

croquetas cremosas de chorizo



Hay poco que hablar cuando hay croquetas de por medio. Lo único que puedes hacer el comerlas y compartirlas; lo segundo no es obligatorio. Me vais a permitir que reproduzca la introducción que ya utilicé en las  Croquetas de Jamón que compartí con vosotros hace algún tiempo:

CRO-QUE-TAS...No hay mucho más que decir.

Podría soltaros un rollo sobre origen de la croqueta, su importancia en las cocinas del mundo y de su carácter de aprovechamiento, sin embargo os voy a soltar otro diferente extraído de un libro muy interesante llamado Sferificaciones y Macarrones de Claudi Mans (Doctor en Química). Todo un capítulo dedicado a la físico-química de la croqueta verdaderamente interesante.

Entre diversas y variopintas deliberaciones en relación a la formación de la croqueta, me quedo con dos conceptos:

- Define a la cocina como el arte de construir objetos artificiales comestibles, siendo las croquetas un gran ejemplo de ello. Definiendo a su vez a la croqueta como rollos cortos de alguna sustancia pastosa comestible, rebozada y frita. Soberbia definición. 

Sustancia pastosa comestible, ¿no es genial? Yo le añadiría: echa con cualquier cosa que se te ocurra (si son sobras mejor)

INGREDIENTES:

- 2 chorizos
- 3 dientes de ajo 
- 120 gr de mantequilla
- 170 gr de harina
- 1 litro de leche entera
- nuez moscada
- pimienta negra
- 2 huevos, harina y pan rallado (para el empanado)
- aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN:

Comenzaremos picando los dientes de ajo y sofriéndolos en aceite de oliva. Antes de que comiencen a tomar color añadiremos los chorizos cortados en trozos pequeños. Salteamos todo junto.


A continuación hacemos la bechamel. Para ello pondremos la mantequilla en una olla amplia y la pondremos al fuego hasta que se funda, seguidamente añadiremos la harina y la cocinaremos en la mantequilla (en vez de mantequilla podemos utilizar aceite de oliva).

Una vez bien integrada la harina y la mantequilla, y ligeramente cocinada para eliminar el sabor a harina cruda, iremos añadiendo la leche tibia de forma que vaya disolviendo la masa de mantequilla (roux) y harina. No cesaremos de remover con unas varillas para evitar que se formen grumos.


Una vez que la bechamel alcance la textura deseada, le añadiremos el punto de sal, una pizca de nuez moscada y otra de pimienta negra molida.

A continuación, añadiremos el sofrito de chorizo  y lo mezclaremos todo muy bien. Retiraremos la masa de croquetas de la olla y la pasaremos a una fuente amplia para que se enfríe lo suficiente como para poder manipularla. No está nada mal dejar pasar 24 horas para que la masa se compacte y sea más fácil dar forma a las croquetas.

Una vez que la masa haya enfriado, le daremos forma a las croquetas y las empanaremos pasándolas por harinahuevo batido y pan rallado.  Ya sólo nos quedará freírlas en abundante aceite de oliva virgen extra bien caliente.


Trucos y consejos:

El chorizo puede ser uno sobrante de cualquier cocido o un chorizo usado específicamente para este fin. Lo interesante de las croquetas es que puedes aprovechar cualquier carne/chorizo de otra comida que hayas hecho. 

Es aconsejable dejar pasar 24 horas para que la masa se compacte y sea más fácil dar forma a las croquetas.



Si ya croquetas suena de vicio...si le añadimos el adjetivo cremosas parece que el placer va a ser el doble. Así que...¡¡No dejéis de probarla!!


Quien comparte su comida, no pasa solo la vida


3 comentarios

  1. Me pillas sin cenar y ahora mismo me comía una docena 😂

    ResponderEliminar
  2. Que ricas estan, yo hago unas con el compango de la fabada que estan de muerte jjjj aunque de dieta no son.besinos

    ResponderEliminar
  3. Ainsss... qué maravilla!! Ese colorcillo de la bechamel dice cómeme...

    ResponderEliminar

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.