Printfriendly

Pan fácil sin amasado de trigo y espelta - #elpanperfecto



Volvemos con la búsqueda del pan perfecto. Este mes les propuse a mis panarras preferidos 💖 que hiciéramos un pan sin amasado. Es un pan sencillo a la altura de novatos como nosotros, así que era la mejor opción, tras el pan de soda, para continuar en nuestro aprendizaje.

Os recuerdo un poco de qué va este movimiento #elpanperfecto y que ya os cantábamos en en nuestra primera publicación:  Hacía algún tiempo que me rondaba la cabeza  hacer pan en casa. Casi cualquiera puede hacer pan casero con más o menos dificultad, pero ante la oleada de panarras que nos han bombardeado últimamente nos podríamos preguntar: ¿Es realmente fácil hacer pan en casa?


Cómo os decía en el post anterior, llevo haciendo pan algún tiempo y los resultados no han sido tan exitosos cómo esperaba, por lo que me dí cuenta de que hacer pan en casa es fácil, lo realmente difícil era hacer buen pan.

Es por ello que cada mes voy a proponer un pan y quien quiera que lo intente en casa y me cuente el resultado ¡Juntos lo conseguiremos! 🍞🍞🍞

INGREDIENTES para 2 hogazas:

- 400 gr harina de trigo panificable
- 100 gr harina de espelta
- 330 gr de agua
- 10 gr levadura fresca
- 7 gr de sal
- mezcla de semillas
- un poco de harina de maíz para el horneado

ELABORACIÓN:

Antes de comenzar cabría preguntarse qué es una harina panificable y que diferencia hay entre el resto de harinas.  Antes de que te vulvas loco comprando todo tipo de harinas diferentes según su uso hagamos una reflexión:

Si haces pan todos los fines de semana, magdalenas o tartas quizás si te merezca la pena llenar tu despensa con harinas diferentes; pero si no fuera el caso...¿Qué harina utilizar? ¿Existe una diferencia tan grande como para tener harinas de todo tipo en casa? Hablemos un poco de eso:

Lo realmente similar entre harinas es que se obtienen del trigo. Lo que las hace diferentes es su molienda o el tipo de trigo. Pero lo que verdaderamente las caracteriza es su contenido de proteínas.

El contenido de proteína está directamente relacionado con la cantidad de gluten que se puede formar a la hora de hacer cualquier elaboración. Dicho gluten ayuda a crear estructura y determinar la textura en el producto horneado final, ya sean galletas, magdalenas, pan o cualquier otra elaboración con la harina como base principal.

Las harinas con bajo contenido de proteínas generarán menos gluten y las harinas con alto contenido de proteínas crearán más. ¿Qué quiere decir ésto?

Si quieres obtener una masa ligera y aireada en pasteles, necesitas una harina con menos porcentaje en proteína. Si por el contrario vas buscando la elaboración de un pan necesitas una harina con un porcentaje más alto.

La decisión de tener diferentes harinas en nuestra despensa dependerá del uso que hagas de ellas: Nosotros particularmente, te recomendamos tener variedad: No son demasiado caras y tampoco ocupan mucho espacio.



Comenzando con la receta: Pondremos los dos tipos de harina en un recipiente amplio; la de espelta y la panificable de trigo. En otro recipiente más pequeño calentaremos ligeramente los 330 ml de agua, en ellos desleiremos la levadura fresca de panadero.

Una vez disuelta, la verteremos en la harina y lo mezclaremos todo bien hasta que se forme una argamasa tipo papilla. Añadiremos finalmente la sal terminaremos de mezclarlo todo.

Taparemos el recipiente con un papel de film transparente de cocina y lo meteremos en la nevera durante toda la noche (entre 12-15 horas).

Transcurrido dicho tiempo, lo sacaremos de la nevera con el aspecto de la imagen superior. Habrá levado a las mil maravillas y poco a poco debido a que la levadura ve ralentizada su labor si la mantenemos fresquitas. Esta lentitud en el fermentado del pan hace posible sabores más intensos y con matices especiales.





Una vez sacado de la nevera lo dejamos a temperatura ambiente unos 10 minutos para que se atempere antes de manipularlo. Mientras, pondremos harina sobre una superficie plana y amplia (la encima de la cocina, por ejemplo) y echaremos la masa sobre dicha harina. 

Solo tendremos que darle forma con las manos y realizar un par de plegados.

Extiéndela en la encimera y lleva los extremos al centro. Espera unos minutos y vuelve a plegarla. Finalmente divídela en dos para obtener un par de hogazas ovaladas.


Una vez divididas pondremos una buena cantidad de semillas por encima. EL siguiente paso será girarlas sobre si misma por ambos extremos. Este doblado como si fuera un twist hace posible que las semillas se repartan por todo el pan y que la textura de la miga sea la ideal.

Pasaremos la hogaza a una bandeja de horno en la que habremos puesto harina de maíz para que no se pegue a dicha bandeja.

Las taparemos con con paño limpio y las dejaremos levar un par de horas más alejadas de corrientes de aire. 


Entre estas dos imágenes podemos ver la diferencia de estas dos horas. En la imagen inferior podemos ver como están más gordotas y rechonchas. Han ganado mucho volumen y este segundo levado las ha preparado a la perfección para ser horneadas.


Ya solo nos quedará calentar el horno a 180ºC y cocinarlas en él durante unos 25 minutos aproximadamente. Un vez horneadas las dejaremos enfriar sobre una rejilla.



Si quieres conseguir una corteza crujiente puedes crear un poco de vapor en el interior del horno. Para ello, pon una bandeja metálica en el fondo del horno mientras se caliente, justo antes de meter el pan vierte un vaso de agua a dicha bandeja y cierra rápido el horno.

Verás cómo se forma un montón de vapor, mete entonces el pan y espera que se hornee. El tiempo que os indicamos es aproximado, dependerá del tamaño de tus hogazas y del tipo de horno. Solo tienes que vigilar muy de cerca el pan la primera vez que lo hagas, ajusta tus tiempos y listo! Así que...¡¡No dejéis de probarlo!!

Quien comparte su comida, no pasa sola la vida




Te recordamos nuestros perfiles en las redes sociales por si queréis un contacto instantáneo con nosotros: FacebookTwiterInstagramPinterestGoogle +



8 comentarios

  1. Pero que bien se explica mi niña!!! Seguro que la harina de espera le ha dado bastante sabor. Te quedaron genial. A seguir aprendiendo!! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la harina de espelta le ha dado un toque riquisimo. Es tan fácil que parece imposible!!

      Eliminar
  2. Me gusta la manera que lo explicas y dejarla toda la noche en la nevera lo tendré en cuenta.Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Si lo dejas toda la noche en la nevera la fermentanción se realiza de una forma más lenta. De esta forma ganamos en sabor, esta es la otra la otra cara del pan que hicimos el mes pasado: un pan sin fermentación que se hacia en menos de una hora.
      Intentalo y me cuentas!

      Eliminar
  3. Cómo me ha gustado este pan, fácil y el resultado buenísimo. A por la focaccia.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora vamos a por la focaccia! a ver que tal nos sale. Es un pan plano que nos ofrece muchas posibilidades ya que por encima le podemos poner hiervas u otro producto como tomates secos...verduras. Una maravilla de la cocina Italiana

      Eliminar
  4. Que pintaza tiene este pan, se ve muy rico. Creo que lo voy a probar, haber si me sale. No tengo buena mano con el pan.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que no es nada complicado, es muy sencillo. No importa si no has hecho pan antes, es tan sencillo que el éxito es fácil conseguirlo.
      Sigue mis pasos al pie de la letra y no tendrás problema.
      La harina de espelta la encuentras es casi cualquier super.
      NO olvides comentarme que tal te ha salido!

      Eliminar

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.