Printfriendly

Risotto de guisantes y salmón


El arroz es nuestra perdición. Rectifico: una de nuestras perdiciones. Le siguen muy de cerca los garbanzos y el queso.

Aunque llevamos mucho tiempo cocinando arroz en casa, con los risottos nos atrevimos hace relativamente poco. La conclusión es que cuando tienes miedo a algo lo mejor es enfrentarse a ello. Hoy te damos trucos para tener éxito garantizado a la hora de cocinar arroz.



Si cocinas de la mano de un arroz Riso Gallo puedes contar que vas a ir sobre segur@. La textura final es maravillosa, el grano es de primera calidad y la cantidad de almidón es la justa para obtener grandes resultados. Además viene presentado de una forma gourmet, al vacío y en una caja ideal para almacenar en la despensa.

Este mes recibimos en casa la cajita Degustabox con este producto entre todos los que nos ofrece esta caja. El resultado es que no dudamos ni un segundo darle buen uso a este arroz tradicional y de alta calidad. Descubre más y cómo conseguir tu caja aqui.

Unos guisantes y un buen trozo de salmón fueros el cortejo perfecto para este plato. Veamos que tal nos fué:

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 2 lomos de salmón
- 300 gr de arroz (Riso Gallo)
- 1 cebolla (o dos chalotas)
- guisantes
- caldo de pescado (o de mejillones)
- queso parmesano
- 150 ml de vino blanco
- aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN:


Comenzaremos picando muy finamente la cebolla y sofriendola en una olla mediana con un poco de aceite de oliva.

En los ingredientes os hemos comentado que también se pueden usar chalotas, pertenecen a la familia de la cebolla, el ajo o el puerro. Tienen un aspecto diferente a las cebollas, son alargadas y de un color rosáceo muy característico. Son muy aromáticas y su sabor recuerda a la cebolla y el ajo juntos. En nuestra sección de trucos y consejos al final de la receta te decimos la forma de sustituir las chalotas por otros ingredientes más fáciles de encontrar (aunque hoy día en casi cualquier supermercado puedes encontrarlas)


Una vez las la cebolla o chalotas se haya sofrito bien añadiremos el arroz, le daremos unas vueltas en la olla para sofreírlo minimamente con la verdura y a continuación le incorporaremos el vino blanco. Subiremos un poco de fuego y dejaremos que se evapore el alcohol. 

Una vez evaporado comenzaremos a mojar el risotto con el caldo de pescado o como hemos hecho en este plato: puedes usar un caldo de mejillón (ver trucos y consejos para saber un poco más de este caldo de mejillón). Es muy importante que dicho caldo lo tengamos caliente. Cuando digo caliente digo hirviendo, muy caliente. De esta forma no vamos a romper el hervor del arroz.

En el punto en el que nos encontramos tenemos:

- El arroz con el sofrito muy caliente en la olla. El vino se acaba de evaporar y la temperatura es elevada. 

- Junto a esta olla tenemos otra con el caldo de mejillón/pescado hirviendo.

Comenzaremos a mojar el arroz con dos cazos de caldo vertidos de golpe. El arroz comenzará a bullir. Lo mantendremos a fuego medio. En este primer paso el arroz va a absorber un montón de sabor. Removeremos de forma constante, de esta forma facilitaremos la salida de almidón del arroz. Añadiremos los guisantes y seguiremos removiendo.


Cuando veamos que el líquido se va evaporando volveremos a añadir más caldo. Seguiremos removiendo. Así hasta que el arroz alcance el punto deseado. Unos 16 minutos aproximadamente.(Añade un par de cazos cada vez que tengas que reponer caldo).

Mientras el arroz se va haciendo, asaremos a la planchas los lomos de salmón. Los cocinaremos ligeramente de forma que queden rosados por dentro para que conserven todo su sabor y jugosidad. Los reservaremos hasta el último momento.


Cuando el arroz esté cocinado, retiraremos la olla del fuego y añadiremos un poco de queso parmesano rallado. Removeremos todo bien por última vez y presentaremos el arroz en el plato.


Presentaremos el risotto en un plato amplio en forma  de monatañita con el salmón asado por encima.

El resultado del arroz es realmente sorprendente, Riso gallo nos proporciona un arroz de alta calidad perfecto, no solo para risottos, sino para gran cantidad de platos diferentes. No dudes en probarlo, te lo recomendamos si quieres iniciarte en la elaboración de risottos, el éxito está garantizado.


Trucos y consejos:

- Si no tienes facilidad de encontrar chalotas en el lugar donde vives hay una mezcla de ingredientes que aportan un sabor similar. Solo tienes que sustituirlas por un puerro (la parte blanca) y un par de dientes de ajo. Si lo sofríes todo muy picadito podrás obtener un resultado muy parecido.

Haz un buen sofrito, será la base del un buena arroz junto con un buen caldo.

- Una vez que tengas el sofrito hecho añade el arroz y sofríelo bien, esa es una buena forma de asegurar un buen punto del arroz.


- Añadir el caldo caliente es un punto muy importante, de esta forma evitamos cortar la cocción del arroz, lo cual nos asegura el resultado esperado.


- Obtener un caldo de mejillón es muy fácil, simplemente al abrirlos al vapor expulsan toda su esencia en la olla. Nosotros unos días antes de hacer esta receta, cocinamos un kilo de mejillones para otra elaboración; solo tuvimos que reservar todo el caldo que había quedado en la olla. 

Os recomendamos que lo paséis por un colador para eliminar cualquier resto de impurezas que pudieran haber quedado. Si no vas a usar este caldo de forma inmediata, deberás congelarlo como hicimos nosotros, el resultado es el mismo y se conservará todo su sabor.

- No hemos añadido sal en ningún momento de la elaboración ya que el queso parmesano nos va a aportar mucha sal y sabor. Mejor rectificar al final si lo vemos necesario.



Poco más que añadir, la combinación del arroz y los guisantes es infalible; el queso da el toque untuoso perfecto y el salmón y el caldo de mejillones los matices marinos que tanto nos gustan. Así que...¡¡No dejéis de probarlo!!

Quien comparte su comida, no pasa solo la vida





Te recordamos nuestros perfiles en las redes sociales por si queréis un contacto instantáneo con nosotros: FacebookTwiterInstagramPinterestGoogle +






2 comentarios

  1. Con este risotto me tienes ganada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vente que lo voy haciendo solo para ti. La verdad es que tiene su puntito, la melosidad del arroz es genial con la fuerza del salmón.

      Eliminar

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.