Printfriendly

Sardinas empanadas con salsa romesco






Dicen que los fritos andaluces son los mejores, con lo que estoy totalmente de acuerdo; aunque también dicen que aquí en Andalucía todo se come frito con lo que no estoy rotundamente en desacuerdo. 

Es cierto que es inigualable nuestro choco frito, el adobo, las ortiguillas, el pescaito...

Pero qué pasa con nuestros guisos, el salmorejo, las habas enzapatás, nuestra raya en pimentón, las papas con chocos, las coquinas, el jamón...

Nuestra gastronomía es diversa y muy rica en productos de primera calidad, muestra de ello son estas sardinas empanadas las cuales hemos acompañado con una salsa forastera de nuestras lindes andaluzas. Veamos que tal resulta:


INGREDIENTES (para 4 personas):
- 1/2 kg de sardinas
- salsa romesco
- 1 huevo
- 4 cucharadas de harina
- 4 cucharadas de pan rallado
- aceite de oliva virgen extra
- sal

ELABORACIÓN:

Vamos con una receta de esas que en un principio no nos convencía demasiado y cuando la probamos fue todo un descubrimiento. Las sardinas quedan realmente deliciosas.

Comenzaremos elaborando la salsa romesco, podréis ver en este enlace como la hacemos nosotros. Los ingredientes son muy sencillos y, no se porqué me recuerdan mucho a mi queridísima amiga Blanca Vela.
El toque de la almendra tostada le confiere gran personalidad a esta salsa, la ñora es fundamental y podemos utilizarla en una gran cantidad de platos, nosotros en esta ocasión decidimos combinarla con estas sardinas empanadas.

Una vez hecha la salsa la reservaremos. Nos saldrá bastante cantidad por lo que la podremos utilizar en otros platos. Se conserva bastante bien en la nevera durante varios días, incluso una semana si me apuráis un poco.

Una vez que tengamos la salsa hecha nos pondremos a preparar las sardinas.



Las sardinas son un pescado que aparentemente pueden parecer básicas y con pocas posibilidades de cocinado más allá de las típicas sardinas asadas veraniegas. No obstante, siempre intentamos sacar el máximo partido a los productos experimentando con ellos. 

Estas sardinas sobre crujiente de pan fueron un gran descubrimiento. Y ni que decir tiene que las tradicionales sardinas en escabeche no tienen desperdicio. 



Sigue los enlaces que te he dejado sobre el nombre de ambas recetas para verlas.

Una vez hecha la salsa romesco nos dispondremos a limpiar las sardinas. Lo primero será eliminar las escamas, como ya sabréis son muy grandes y poco adheridas a la piel del pescado, por lo que se pueden retirar perfectamente bajo el grifo realizando un suave masaje por toda la sardina con precaución de no machacar la carne. Toda una gozada poder palpar tan profundamente el producto mientras, bajo el discurrir del hilillo de agua que sale del grifo, te concentras en cada uno de los pasos siguientes.



Una vez que hayamos eliminado todas las escamas, quitaremos la cabeza con ayuda de un cuchillo afilado y los internos. Enjuagaremos bien la sardina eliminando cualquier resto de sangre y la dejaremos reposar sobre una bandeja con rejilla a fin de escurrir cualquier resto de sangre y agua.

Finalmente terminaremos abriéndolas por la espina central la cual quitaremos también, de forma que queden las sardinas abierta como un libro. Si no tenéis tiempo este trabajo te lo pueden hacer en la pescadería. A mi particularmente me gusta limpiar el pescado y trabajarlo a mi forma, por eso prefiero limpiarlo en casa.



A continuación empanaremos las sardinas, para ello las pasaremos primero por harina de trigo, seguidamente por huevo por batido y finalmente por el pan rallado. Lo que viene siendo un empanado clásico...😀🍳



A continuación las freiremos en abundante aceite de oliva bien caliente durante unos 5 minutos aproximadamente.

Cuando estén fritas, las sacaremos a un plato con papel absorbente de cocina para eliminar el exceso de grasa, y lo presentaremos junto con las salsa. añadiremos un poco de sal fina por encima.




Trucos y consejos:

- El secreto para hacer un buen frito es que el aceite esté bien caliente, se forma una capa crujiente quedando el interior jugoso y nada aceitoso: Esta capa proteje a la sardina evitando que absorba aceite, quedando un frito ligero y sano.

- Para que esta capa quede bien crujiente la clave está en el empanado. Ten en cuenta que el pescado debe estar libre de la mayor cantidad de agua posible, déjalo escurrir sobre una rejilla y antes de pasarlo por la harina debes sécarlo un poco con un papel absorbente de cocina.

Sigue nuestros consejos y el éxito está asegurado. Así que...¡¡No dejéis de probarla!!

Quien comparte su comida, no pasa sola la vida


Te recordamos nuestros perfiles en las redes sociales por si queréis tener un contacto instantáneo con nosotros: 


Publicar un comentario

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.