Printfriendly

espaguetis aglio e olio



¡Volvemos con el Reto Alfabeto salado!

Esta vez hacemos una repesca donde podemos elegir ingredientes. Pero tienen que ser los ingredientes con los que hemos jugado durante la temporada anterior. Han sido muchos y decidirse solo por alguno de ellos ha sido complicado. Después de darle muchas vueltas decidimos resarcirnos de los espaguetis. El mes que tocó hacer espaguetis y mostaza, tuvimos un pequeño problema con los tiempos y no pudimos hacer pasta fresca. Es por ello que esta era la  ocasión perfecta para sacar de la despensa la máquina de pasta. 

El reto Alfabeto salado está organizado por MissPimienta. ¿Quieres saber en qué consiste? En este enlace Elena nos lo explica con todo lujo de detalles.

Los ingredientes que hemos elegido han sido los espaguetis 🍝 y el ajo 🤭. En este reto siempre intentamos que los ingredientes principales sean los protagonistas, evitando que queden diluidos en la receta. El ajo es fácil que quede oculto en la receta salvo en platos de este tipo donde su sabor es el principal protagonista. Veamos que tal nos fue:

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 200 gr de harina de trigo
- 2 huevos de corral
- 4 dientes de ajo
- perejil rizado
- aceite de oliva virgen extra
- pimienta negra recién molida
- sal


ELABORACIÓN:

Comenzaremos haciendo la pasta fresca. Es muy sencilla de hacer, solo tienes que seguir estos sencillos pasos.

Pondremos la harina en una superficie limpia y plana. La dispondremos en forma de volcán en cuyo centro pondremos 2 huevos, los batiremos con ayuda de un tenedor hasta que estén bien batido. Poco a poco iremos añadiendo harina a los huevos a la misma vez que seguimos batiendo de forma que vayamos integrando todos los ingredientes hasta formar una masa compacta y firme.


Una vez hecha la masa le daremos forma de bola y la dejaremos reposar unos 20 minutos aproximadamente. Transcurrido este tiempo la volveremos a poner sobre una superficie limpia y plana y la estiraremos con un rodillo de madera. Tendremos que aplanar la masa hasta alcanzar el grosor de la imagen, debe quedar como una masa fina casi del grosor de una galleta.



Ya estirada la cortaremos en láminas del mismo ancho aproximadamente que tenga la máquina de hacer pasta que vayas a utilizar.

Una vez cortadas estas láminas las vamos a pasar por la máquina de forma que poco a poco vayamos estirando la masa hasta que quede fina y elástica.  Este tipo de máquinas suele tener 5 posiciones para hacer esta operación.

El prendimiento que nosotros utilizamos es pasar las láminas de pasta por cada unos de las posiciones de los rodillos; siendo el 5 el más grueso y el 1 el más frágil y delicado.


Una vez que hayamos hechos todas las pasadas por la máquina, la pasta habremos obtenido unas tiras largas de masa bien estirada. Para facilitar el formado de los espaguetis cortaremos las láminas en porciones manejables.


Finalmente, pasaremos dichas porciones por el accesorio correspondiente para hacer espaguetis de la máquina de pasta. A medida que los vayamos obteniendo los iremos colgando para que no se peguen entre sí. Aunque si no dispones de un accesorio para secar pasta como el que ves en la imagen, puedes  añadirles bien de harina y colocarlos en una plato; la harina evitará que se peguen entre sí. Realmente obtenemos el mismo resultado.



Una vez hechos los pondremos en un plato con un poco de harina de arroz. Esta harina es muy fina y casi sin sabor por lo que no va a alterar en absoluto el sabor final de la pasta. (Consejo de una buena amiga 😉)


Para finalizar pondremos a sofreir el ajo picado en un poco de aceite de oliva virgen extra, a fuego suave para que no se queme. Daremos un toque de sal.






Ya podremos cocer la pasta. Lo vamos a hacer en el último momento ya que este tipo de pasta se cuece en escasos 3 ó 4 minutos. Pondremos agua a calentar en una olla amplia con una pizca de sal; cuando empiece a hervir añadiremos la pasta. Removeremos bien al principio para separar los espaguetis entre si. Una vez cocida la añadiremos a la olla donde habíamos dorado el ajo, lo mezclaremos todo muy bien y si es necesario podremos añadir un poco de agua de cocción para formar una salsa y que no queden demasiado secos.




Terminaremos con un toque de pimienta negra recién molida. Presentaremos con perejil rizado.


El resultado ya lo estáis viendo, un plato de pasta tradicional italiano hecho en casa. Así que...¡No dejéis de probarlos!

Quien comparte su comida, no pasa solo la vida



4 comentarios

  1. Mi pasta preferida es la minimalista aglio e olio. Tengo que ponerme a hacer la pasta fresca, tengo la maquinita sin estrenar y no tiene nada que ver con la comprada. Me quedo tu receta para ello!
    un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez que haces pasta fresca en casa ya no podrás vivir sin ella. Es cierto que para la batalla de los días entre semana es más práctico usar la pasta seca del supermercado, pero si quieres disfrutar de un plato especial de pasta el fin de semana, la pasta fresca es la mejor opción, disfrutas del plato desde el minuto cero. Me alegro que te haya gustado! En el blog tengo muchas recetas más de pasta fresca por si te animas. Besos!

      Eliminar
  2. Deliciosa esa pasta fresca. Me encanta la simpleza del plato con solo el ajo y el aceite. De mis preferidas. Bss.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.