Printfriendly

toro estofado al vino tinto


Cocinar carnes más allá de la ternera, el pollo o el cerdo es posible. Hoy día tenemos en el mercado otras variedades de carne igual de sanas y fáciles de cocinar. Ya no nos sorprendemos si vemos en la carnicería cortes de avestruz o de caballo. El toro no es una excepción.

La carne de toro de lidia es un lujo desconocido de este país. La del toro bravo es una carne sana, baja en grasas y totalmente ecológica y sostenible. El toro bravo vive durante cuatro años en el campo, suelto y libre. Esta absoluta libertad y el hecho de alimentarse a base de productos naturales hacen de esta carne un recurso sostenible y respetuoso con el entorno que nos rodea. 

No hay granjas, no hay engorde que valga. Son animales criados en su entorno natural para el desarrollo del arte de la lidia. Por todos estos motivos, la carne de toro es excepcional. 

El campo bravo bulle de actividad en ciertas épocas del año, tentaderos y quehaceres diarios consumen días hermosos en la dehesa española. Es cuando repuntan las remesas de carne de toro en los mercados. Nosotros la solemos comprar en el Puerto de Santamaría, Cádiz. Un mercado pequeño y lleno de encanto donde descubres productos maravillosos en cada esquina.

La mejor forma de cocinar esta carne es en estofado. Pero no solo estafado...un buen corte de esta carne se puede comer de cualquier forma imaginable. Como muestra este lomo de toro, en este enlace tienes la receta completa. 


INGREDIENTES (para 4 personas):

- 1 kg de carne de toro
- 1 cebolla
- 2 zanahorias
- 1 puerro
- 1 hoja de laurel
- 4 dientes de ajo
- 1 cucharada de pimienta negra en grano
- 250 ml de fondo oscuro de ternera
- 2 cucharaditas de azucar
- 500 m de vino tinto
- 1 rama de romero fresco
- aceite de oliva virgen extra
- sal

ELABORACIÓN:


Necesitamos una carne de toro magra, este corte que hemos elegido tiene mucha gelatina infiltrada con lo que el resultado final va a ser espectacular, resultando unos trozos de carne jugosos y tiernos.


Cortaremos la carne en trozos de tamaño mediano y todas las verduras, las zanahorias, el puerro, el ajo y la cebolla.

Una vez todo cortado lo pondremos en un recipiente amplio y le añadiremos las hojas de laurel y la rama de romero. Lo cubriremos todo con el vino tinto y lo dejaremos  macerar durante 24 horas en el frigorífico.


Transcurrido este tiempo de macerado, pasaremos toda la mezcla a una olla amplia y la pondremos a fuego fuerte de forma que se evapore todo el alcohol. Antes retiraremos el laurel y la rama de romero.

Una vez evaporado, añadiremos el fondo oscuro de ternera y un poco de agua hasta cubrir la carne. 


Lo cocinaremos todo a fuego lento durante 1 hora y media. Transcurrido ese tiempo, sacaremos los trozos de carne y trituraremos la salsa con ayuda de una batidora.

Una vez triturada volveremos a añadir los trozos de carne y lo dejaremos a fuego suave durante unos 15 minutos más de forma que se unifiquen los sabores.

En este punto podremos rectificar de sal, y si lo vemos un poco ácido podemos añadir una pizca de azúcar hasta alcanzar el toque deseado.


Una vez bien reducida la salsa añadiremos la carne y dejaremos cocinar todo junto durante unos 10 minutos más. Acompañaremos el plato con un poco de romero fresco para aromatizar el conjunto. Así que...no dejéis de probarlo!


Quien comparte su comida, no pasa solo la vida


Te recordamos nuestros perfiles en las redes sociales por si queréis un contacto instantáneo con nosotros: 



2 comentarios

  1. Un guiso de carne de toro muy sabroso, seguramente el buen resultado lo hará una larga cocción como tu explicas.
    Con tu plato recordé la tapa de rabo de toro que degusté por allí.
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es una carne muy agradecida , ofrece muchas posibilidades!

      Eliminar

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.