Printfriendly

Revuelto de langostinos y setas shitake


Los huevos revueltos son esa joya culinaria que te soluciona cualquier desayuno, comida o cena. Sin embargo es un plato tan aparentemente vulgar que es muy fácil cometer alguna atrocidad que otra. A veces lo más sencillo puede tornarse harto complicado si te confías demasiado.

Unos de los principales problemas de un revuelto es cocinar demasiado el huevo. Que para gustos lo colores, que se dice en mi tierra, pero donde se ponga un revuelto jugoso donde el huevo conserve toda su humedad, que se quite un revuelto seco y poco cohesionado.  Para evitarlo te recomiendo cocinarlos a fuego medio, de forma que se cocinen a buen ritmo pero que no queden secos.

Independientemente de todo lo anterior, lo segundo importante en un revuelto es el condumio que le pongas. En este caso los hemos acompañado de unos langostinos bien frescos y unas setas shitake. 

Las setas son como un comodín en la cocina. En serio. Hagamos un ejercicio: piensa en un plato al que no le vaya bien unas setas . . . 

¡No existe! Las setas van con todo lo imaginable, y un revuelto no es una excepción. 

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 8 langostinos frescos
- 8 setas shitake
- 3 dientes de ajo
- un poco de jengibre fresco
- 4 huevos
- aceite de oliva virgen extra
- cebollino
- sal

ELABORACIÓN:

Comenzaremos picando el ajo en trozos muy pequeños, lo mismo haremos con el jengibre. En una sartén pondremos un poco de aceite de oliva y sofreiremos todo lo anterior, pero con cuidado de que no se dore demasiado.

La mezcla de ajo y jengibre es simplemente deliciosa. 



¿Conoces la Ginger-garlic paste? O pasta ajo-jengibre: Es un aderezo muy utilizado en la gastronomía india y oriental para currys, guisos, sopas y ensaladas. Se utiliza la misma cantidad de ajo y jengibre en la mezcla, en una proporción 50/50. Por ejemplo, en el caso de que necesitemos 50 gr de pasta deberemos mezclar 25 gr de ajo con 25 gr de jengibre. Podemos hacer toda la cantidad que queremos ya que esta pasta la podemos congelar en pequeñas porciones para utilizar cundo lo necesitemos. 


Yo la utilizo mucho en casa para comidas cotidianas, lo cual me encanta ya que eso de mezclar diferentes culturas en el plato me parece de lo más interesante. 




Volviendo a la receta, cuando veamos que el ajo y el jengibre comienzan a dorar le añadiremos las setas cortadas en trozos generosos, durante la cocción su tamaño se reducirá considerablemente. Taparemos la olla y dejaremos que se cocine todo bien durante unos 15 minutos aproximadamente. 

Transcurrido este tiempo añadiremos los langostinos, daremos unas vueltas para que se cocinen ligeramente y añadiremos los huevos batidos.


Ya solo quedará darle unas vueltas a todo junto con el huevo hasta que consigamos el punto de cocción deseado. Serviremos bien calentito con un poco de cebollino picado por encima. Así que...¡No dejéis de probarlo!

Quien comparte su comida, no pasa solo la vida



Te recordamos nuestros perfiles en las redes sociales por si queréis un contacto instantáneo con nosotros: FacebookTwiterInstagramPinterestGoogle +






Publicar un comentario

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.