Galletas de lavanda

 

Habitualmente la lavanda se considera una flor aromática que desprende olores campestres ideales para agregar una agradable sensación relajante al baño, o como base de ambientadores de hogar. Aunque no lo creas, también se utiliza en la cocina mucho más de lo que te imaginas. Por ello quiero que disfrutes de esta flor de una forma diferente, porque además de quedar super bien en los platos tiene muchísimos beneficios para nuestro organismo. La lavanda funciona como aromaterapia, ansiolítico y relajante. Además de ser antiséptico  y antioxidante.

Las galletas son esa cosita dulce que siempre tiene hueco a cualquier hora del día, sientan de maravilla ya sea en el desayuno o como tentempié de media mañana. En la sobremesa con un café corto va de lujo y si quieres merendar un buen tazón de leche con galletas eres el rey del mundo. Es por ello que hoy vengo a contarte mi particular receta de galletas de Mantequilla aromatizada con lavanda. Estas galletas a mi me funcionan siempre y son una base perfecta para otro tipo de galletas. Y es que el sabor de este tipo de galletas es totalmente delicioso, las galletas se funden en tu boca y el sabor de la mantequilla te envuelve de forma brutal.  En este caso le he añadido un toque de lavanda, una flor 


INGREDIENTES:

– 200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
– 125 gr de azúcar
– 1 clara de huevo
– 350gr de harina blanca
– una pizca de sal
– unas flores de lavanda azul

ELABORACIÓN:

Comenzaremos poniendo en un recipiente amplio la mantequilla con el azúcar. Ten en cuenta que es mucho mejor que la mantequilla esté a temperatura ambiente para que sea mucho más fácil mezclarla con el azúcar. Es muy recomendable hacerlo con unas varillas eléctricas, si tienen una amasadora sería genial. En mi caso yo he usado mi KitchenAid, me tiene totalmente enamorada porque me ofrece unos resultados increíbles, pero que sepas que no es imprescindible.

Una  vez que la mantequilla y el azúcar se hayan integrado bien formando una crema suave, añadiremos la clara de huevo, un poco de sal y la harina previamente tamizada.

Ahora se nos plantea el dilema de cómo tamizar la harina 😁 No te asustes porque es una de las cosas más sencillas en la cocina, y lo mejor de todo es que no necesitas ningún tipo de artilugio nuevo.

Solo tienes que tener a mano un colador y poner la harina dentro. Sitúa el colador encima del recipiente y comienza a darle golpecitos con la palma de la mano para que la harina vaya cayendo a través del tamiz. La harina quedará muy suelta lo que hará posible que el resultado sea muy suave y esponjoso.
Continuaremos mezclando con las varillas hasta que obtengamos una masa bien integrada y uniforme. Poco a poco añadiremos la Lavanda para que se integre bien en la masa. Una vez conseguida la sacaremos del recipiente y la envolveremos en papel transparente de cocina y lo meteremos en la nevera durante una hora aproximadamente para que la masa tome consistencia y sea mucho más fácil estirarla y trabajar con ella.

Trascurrido este tiempo sacaremos la masa y la estiraremos sobre la encimera de la cocina con ayuda de un rodillo. Si no tienes rodillo de madera puedes estirarla con ayuda de una botella, te sacará de apuros! Para que sea más fácil este proceso te recomiendo que antes de comenzar a trabajar con la masa, la dividas en dos trozos y la trabajes de forma independiente.

Una vez que tengas la masa estirada sobre la encimera, de un grosor de medio dedo aproximadamente, corta las galletas con ayuda de un corta-galletas en forma circular. Si no tienes un cortador de galletas puedes utilizar un aro de emplatar, el resultado será el mismo. A continuación cubre una bandeja con papel de horno y sitúa las galletas encima

Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo, cuando esté bien caliente introduce la bandeja y deja que se horneen hasta que veas que comienzan a dorarse.

Ya solo te quedará sacar las galletas del horno y ponerla sobre una rejilla para que se enfríen por todos los lados.

Una vez frías las presentaremos con un poco de azúcar por encima para añadir un toque dulce extra a las galletas.

Yo no me puedo resistir a unas galletas con sabor intenso a mantequilla, así que…¡¡No dejéis de probarlas!!

Constantemente estoy actualizado el blog con nuevas recetas, no te pierdas ninguna. Puedes suscribirte de forma gratuita para tener cada receta en tu correo electrónico,👉👉👉👉👉 SUSCRIBETE! Solo tienes que escribir tu dirección de email y pulsar en “completar la suscripción”.

Si eres un experto en Redes Sociales y quieres ver todas mis actualizaciones te dejo mis canales para que puedas tener un contacto directo y cercano conmigo. Estoy a tu disposición para lo que necesites.

Puedes encontrarme en Facebook publicando todas las nuevas recetas y mucho más. 
Me encanta Instagram donde me relajo y disfruto con todos vosotros de la vida y la cocina. Seguidme! No os perdáis nada, es una forma muy cercana de estar conectados.

En Pinterest tengo una colección repleta de imágenes suculentas de todos mis platos. Un buscador perfecto de recetas muy visual. Te espero allí 💘 


¿Te animas? Cuéntame que te ha parecido la receta dejándome un comentario aquí abajo 💓↓↓↓↓↓↓↓💓 y no olvides compartirla en las redes sociales con esa persona a la que le encantan este tipo de recetas! ¡Compártela con quien te importa!


Quien comparte su comida, no pasa solo la vida

Recetas Recomendadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *