Opciones de impresión:

Galletas de mantequilla: una receta tradicional que nunca falla

Dificultad Principiante
Tiempo
Tiempo de preparación: 15 minuto(s) Tiempo de cocción: 15 minuto(s) Tiempo de descanso: 60 minuto(s) Tiempo total: 1 h 30 mins
Porciones 8
Mejor temporada Adecuado durante todo el año
Ingredientes para hacer Galletas de mantequilla
  • 200 gramos Mantequilla (A temperatura ambiente)
  • 125 gramos Azúcar blanco
  • 350 gramos Harina de trigo
  • 1 Clara de huevo
  • 1 Pizca de sal
Cómo hacer Galletas de mantequilla
  1. Comenzaremos poniendo en un recipiente amplio la mantequilla con el azúcar. Ten en cuenta que es mucho mejor que la mantequilla esté a temperatura ambiente para que sea mucho más fácil mezclarla con el azúcar. Es muy recomendable hacerlo con unas varillas eléctricas, si tienen una amasadora sería genial. En mi caso yo he usado mi KitchenAid, me tiene totalmente enamorada porque me ofrece unos resultados increíbles, pero que sepas que no es imprescindible.

  2. Una  vez que la mantequilla y el azúcar se hayan integrado bien formando una crema suave, añadiremos la clara de huevo, un poco de sal y la harina previamente tamizada.

  3. Ahora se nos plantea el dilema de cómo tamizar la harina 😁 No te asustes porque es una de las cosas más sencillas en la cocina, y lo mejor de todo es que no necesitas ningún tipo de artilugio nuevo.
     
    Solo tienes que tener a mano un colador y poner la harina dentro. Sitúa el colador encima del recipiente y comienza a darle golpecitos con la palma de la mano para que la harina vaya cayendo a través del tamiz. La harina quedará muy suelta lo que hará posible que el resultado sea muy suave y esponjoso.
  4. Continuaremos mezclando con las varillas hasta que obtengamos una masa bien integrada y uniforme. Una vez conseguida la sacaremos del recipiente y la envolveremos en papel transparente de cocina y lo meteremos en la nevera durante una hora aproximadamente para que la masa tome consistencia y sea mucho más fácil estirarla y trabajar con ella.

  5. Trascurrido este tiempo sacaremos la masa y la estiraremos sobre la encimera de la cocina con ayuda de un rodillo. Si no tienes rodillo de madera puedes estirarla con ayuda de una botella, te sacará de apuros! Para que sea más fácil este proceso te recomiendo que antes de comenzar a trabajar con la masa, la dividas en dos trozos y la trabajes de forma independiente.
     
  6. Trascurrido este tiempo sacaremos la masa y la estiraremos sobre la encimera de la cocina con ayuda de un rodillo. Si no tienes rodillo de madera puedes estirarla con ayuda de una botella, te sacará de apuros! Para que sea más fácil este proceso te recomiendo que antes de comenzar a trabajar con la masa, la dividas en dos trozos y la trabajes de forma independiente.
     
  7. Una vez que tengas la masa estirada sobre la encimera, de un grosor de medio dedo aproximadamente, corta las galletas con ayuda de un corta-galletas en forma circular. Si no tienes un cortador de galletas puedes utilizar un aro de emplatar, el resultado será el mismo. A continuación cubre una bandeja con papel de horno y sitúa las galletas encima.

  8. Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo, cuando esté bien caliente introduce la bandeja y deja que se horneen hasta que veas que comienzan a dorarse. Unos 15 minutos deben ser suficientes, aunque todo va a depender de tu horno. Los tiempos son relativos ya que cada horno tiene sus tiempos.

  9. Ya solo te quedará sacar las galletas del horno y ponerla sobre una rejilla para que se enfríen por todos los lados. Una vez frías las presentaremos con un poco de azúcar por encima para añadir un toque dulce extra a las galletas.