Opciones de impresión:

Tortilla de patatas con cebolla

La tortilla de patata es esa receta humilde al alcance de todos y que nos sabe a gloria. Podemos afirmar que se ha convertido uno de los emblemas más conocidos de la gastronomía española por todos aquellos que nos visitan. Por otro lado está la controvertida visión del tópico tortilla de patatas con cebolla, o sin cebolla. ¿Cuál prefieres tu?

Hay auténticos defensores de la tortilla española solo con patatas, y hay otros que no reconocen tal plato si no lleva una buena cantidad de cebolla frita junto con las patatas. Lo más razonable es posicionarse en mitad de la balanza y dejarse llevas por las miles de posibilidades que ofrece este plato buque insignia de la cocina española.

Tortilla de patatas con cebolla
Tortilla de patatas con cebolla

Aunque hoy venga a contarte cómo hacer una tortilla de patatas con cebolla, podemos hablar de miles de combinaciones posibles. Si partimos de la clásica tortilla de patatas, podemos añadir lo que se nos ocurra creando diferentes platos iguales de ricos.

Está la tortilla campera, con pimiento, cebolla y tomate. Una maravilla que queda muy jugosa y llena de sabor.

Podemos hacer tortilla rellena, una variante muy arriesgada que gusta a todos por lo sorprendente del resultado.

Tortilla de patatas, ¿Con o sin cebolla?

He aquí la eterna controversia de la tortilla de patatas con y sin cebolla. Esta disputa gastronómica ha dividido a los amantes de la cocina española durante décadas y ha generado apasionados debates en mesas de todo el país.

Por un lado, tenemos a los defensores de la tortilla de patatas con cebolla. Argumentan que la cebolla agrega un sabor extra y una textura suave y caramelizada que realza el plato. Además, aseguran que la cebolla es un ingrediente esencial para darle autenticidad a la receta y que forma parte de la tradición culinaria de muchas regiones de España.

Por otro lado, están aquellos que defienden la tortilla de patatas sin cebolla. Argumentan que la versión clásica, sin este ingrediente, resalta el sabor natural de las patatas y los huevos. Para ellos, la pureza de sabores es lo que hace que este plato sea especial y que cualquier adición puede distraer del encanto original de la tortilla.

Las opiniones sobre cuál es la "verdadera" tortilla de patatas son fuertes y variadas. Incluso en diferentes regiones de España, las preferencias difieren. Algunos creen que la tortilla con cebolla es típica del norte del país, mientras que la versión sin cebolla es más común en el sur.

Esta controversia puede ser de gran interés, ya que muestra cómo un plato aparentemente sencillo puede desencadenar discusiones apasionadas en el mundo culinario. Como aficionado a la cocina natural, te invito a probar ambas versiones y decidir por ti mismo cuál es la que más te gusta.

En última instancia, la belleza de la gastronomía radica en su diversidad y adaptabilidad. Cada versión de la tortilla de patatas, con o sin cebolla, es una experiencia única y deliciosa. Así que, independientemente de tus preferencias, lo más importante es disfrutar de este icónico plato español en buena compañía y con mucho gusto.

Incluso me atrevo a decirte que una vez me dijeron la receta de tortilla en salsa. Lo cual me hizo llegar a la conclusión que hay tantas tortillas como personas se pongan a cocinarla.

En cualquier caso, con tan pocos ingredientes el verdadero reto es encontrar el equilibrio que consiga que sea tu tortilla patatas perfecta. Ya que podemos hacerla más o menos cruda, según nuestros gustos.

Tortilla de patatas con cebolla
Un clásico de la gastronomía española: La tortilla

Por otro lado, también he de deciros que una tortilla no tiene que estar reñida con dietas de adelgazamiento. Puedes cocer la patatas en vez de freírlas, así ya te estás ahorrado muchas calorías. Y si sustituyes parte de la patata por alguna verdura como el calabacín el resultado es mucho más recomendable para este tipo de dietas con control de calorías.

Si tienes alguna duda, puedes preguntar lo que necesites dejando un comentario al final de la receta. También puedes contactar conmigo a través de Instagram, en mi perfil Zafranelas publico cada día cosas nuevas.

Dificultad Principiante
Tiempo
Tiempo de preparación: 25 minuto(s) Tiempo de cocción: 30 minuto(s) Tiempo de descanso: 10 minuto(s) Tiempo total: 1 h 5 mins
Porciones 4
Mejor temporada Adecuado durante todo el año
Ingredientes para hacer una tortilla de patatas con cebolla perfecta
  • 4 Patatas
  • 5 Huevos tamaño L
  • 1 Cebolla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
Cómo hacer la tortilla de patatas con cebolla perfecta
  1. Comenzaremos pelando las patatas y troceándolas en cuadraditos medianos, del tamaño de la yema de un dedo. Pelaremos la cebolla y la picaremos de tamaño similar a las patatas. A continuación le echaremos sal y lo freiremos todo en aceite de oliva virgen. El aceite no debe estar muy caliente, ya que si no, se nos puede dorar demasiado. Deben quedar blanquitas por fuera y muy jugosas por dentro. Ese es el secreto para que nuestra tortilla de patatas salga perfecta.

  2. Cuando esté todo fritpo, lo escurrimos bien y  reservamos todo. Deberemos esperar que se templen un poco para evitar que se cuaje el huevo cuando hagamos la mezcla.

  3. Cuando las patatas y la cebolla se hayan atemperado, le echaremos los huevos y los mezclaremos  hasta conseguir una masa más o menos homogénea. No importa que la patata se vaya rompiendo, eso hace que absorba el huevo y luego quede una tortilla muy cremosa.
  4. Si viésemos que la mezcla no estuviera quedando jugosa, podríamos añadirle algún huevo más. Todo va a depender del tipo de patata, de como las hayas fritos y del tamaño de los huevos. Por lo que ten en cuenta que los ingredientes pueden ser orientativos. Elige huevos grandes, tamaño L van de lujo.

  5. Por otro lado, calentaremos a fuego fuerte  una sartén mediana con un poco de aceite de oliva y cuando esté bien caliente echaremos la mezcla de huevos, patatas y cebolla. El aceite debe estar caliente para evitar que se nos pegue la tortilla.
  6. Rápidamente bajaremos el fuego a una intensidad baja y la dejaremos cocinar unos 20 minutos aproximadamente.

  7. Seguidamente con la ayuda de un plato mayor que  la sartén, le daremos la vuelta a nuestra tortilla. Este es un momento muy delicado, ya que un movimiento incorrecto puede terminar con nuestra tortilla en la encimera. Ponemos el plato encima de la sartén, cogemos la sartén con una mano y la otra la ponemos encima del plato y, alehop!!! le damos la vuelta. 
  8. Ahora la tortilla estará en el plato, solo tendremos que dejarla deslizar hasta la sartén y listo! Esperamos unos 15 minutos más y ya esta lista nuestra tortilla.