Tortilla de bacalao

En una dieta equilibrada se necesita tomar diariamente proteínas, y el huevo es una fuente maravillosa para tal fin.

El bacalao junto con la merluza en uno de los pescados más agradecidos que existen. Y es que estos dos tipos de pescado se adaptan a la perfección a cualquier plato. Siempre quedan perfectos en cualquier elaboración. Por ejemplo guisados, a la pancha o en tortilla. En esta receta os vengo a contar como hago yo esta tortilla sencilla de bacalao con patatas. No vas a querer hacerla de otra forma, estoy segura de que te va a encantar.

Tortilla de bacalao con patatas. en un plato de cerámica con tomates pequeños aliñados

Unos buenos huevos son un autentico lujo que nos ofrece la naturaleza. Podemos comerlos fritos, revueltos, pasados por agua, en cremas o formando parte de un rico bizcocho, . Las posibilidades de disfrutar de ellos en la cocina son numerosas. Su sabor, sus propiedades para cocinar y el valor proteínico que poseen hacen de los huevos uno de los alimentos fundamentales en nuestra dieta, y sobre todo, difícilmente sustituibles en la cocina. Aunque existen versiones muy curiosas y a la vez ingeniosas para prescindir de ellos  en recetas para intolerantes.

Aunque si tenemos que destacar un plato representativo donde sean los principales protagonistas, sin duda la elección será la tortilla.

Pero… ¿Es cierto que a todos nos guste la tortilla? Es muy raro es encontrar a alguien que no le haga ojitos. Además de clásica tortilla de patatas , se pueden elaborar multitud de ellas y con los más variados ingredientes. Y dentro de este gran abanico de opciones encajan a la perfección los pescados, el bacalao en este caso

El bacalao es apreciado por su carne y por el  aceite de su hígado al ser extremadamente rico en ácidos grasos Omega3 así como en vitaminas.

Estas propiedades fueron muy explotadas durante años, suministrándose el aceite crudo a los niños como complemento alimenticio para la fijación del calcio en los huesos.

Podemos considerar este receta como un punto de referencia de los platos de aprovechamiento. Siempre puede salir una gran tortilla partiendo de sobras de otras elaboraciones. Ya sea restos de un cocido, unas verduras de un pisto o un poco de bacalao de un cocido de garbanzos.

Tortilla de bacalao con patatas. en un plato de cerámica con tomates pequeños aliñados. Un tenedor sujeta un trozo de la tortilla.

Resumiendo, esta tortilla de bacalao es una opción perfecta tanto para aprovechar el bacalao de otras elaboraciones así como para cocinarla de primeras, porque este palto tiene identidad propia. SI quieres saber un poco más de éste y de otro platos, te invito a mi perfil de Instagram @zafranelas donde encontraras toda la info sobre gastronomía que estas buscado.

Dificultad: Principiante Tiempo de preparación 20 minuto(s) Tiempo de cocción 10 minuto(s) Tiempo total 30 mins Porciones: 4

Ingredientes para hacer una tortilla de bacalao y patatas

Pasos a seguir para hacer la tortilla de bacalao

  1. Cómo desalar el Bacalao

    Lo primero que vamos a hacer es desalar el bacalao. En el asunto del proceso de desalado podemos entrar en terrenos pantanosos. Cada cual tiene su propia técnica y sus propios tiempos, lo cual tiene sentido ya que son muchos y diversos los factores que influyen en la pérdida de sal del pescado.

    Tenemos que tener en cuenta el grosor del bacalao, el tamaño del recipiente, la cantidad de agua, su dureza, la temperatura a la que se realice el proceso...Como todas estas variables no podemos controlarlas, vamos a daros unos consejos básicos.

    Primero limpia bajo el grifo los trozos de bacalao, así eliminamos el exceso de sal de la superficie.
     
    Utiliza un recipiente amplio, cuanto más agua utilicemos más tardará en saturarse de sal y por lo tanto más sal del bacalao atrapará. Una vez que el agua se sature de sal llegamos a un equilibrio deteniéndose el proceso. (Nota mental: Esto se merece una GastroQuimia)
     
    Cuanto más pequeño sean los trozos de bacalao mas rápido será el proceso. Tenlo en cuenta para los tiempos y cambios de agua.
     
    Yo he utilizado unos buenos lomos de bacalao y lo tuve durante 48 horas en la nevera realizando 4 cambios de agua (dos por cada día, uno en la mañana y otro en la tarde). Por último, cuando estén desalados, sécalos bien para eliminar el exceso de agua.
     
    Sin embargo, si usar unas migas de bacalao será suficiente tenerlo unas 6 horas cambiando un par de veces el agua.

  2. Coceremos las patatas durante unos 25 minutos aproximadamente en abundante agua. Este tiempo es orientativo, todo va a depender del tamaño. Cuando estén bien blanditas, las sacaremos y las dejaremos enfriar un poco antes de pelarlas. Una vez peladas las cortaremos en rodajas y  las reservaremos. Si se rompen al cortarlas no pasa nada, no es necesario que sean rodajas perfectas. 
     

  3. El siguiente paso a seguir es el sofrito. Primero pondremos el ajo cortado en láminas finas en un poco de aceite de oliva y lo doraremos en una sartén. Antes de que empiece a tomar color añadiremos la cebolla picada en trocitos pequeños. Añadiremos un poco de sal y dejaremos que se poche todo bien. 

  4. Trascurridos unos minutos, veremos que la cebolla y el ajo se han puesto blandos. Puedes tapar la sartén para que la cebolla "sude" más y se ponga blandita antes. A mi me gusta que se dore un poquito, me parece que aporta más sabor al plato. No obstante, puedes dejar estas verduras muy pochadas a fuego suave de forma que queden blancas y tiernas.

  5. Cuando la cebolla y el ajo se hayan cocinado bien, añadiremos el bacalao desalado. Para que quede todo muy integrado lo desmigaremos. El bacalao se desmigas fácilmente con las manos, una vez que lo hayas desalado y escurrido bien puedes dividirlo en pequeñas porciones con ayuda de tus manos. 

  6. Llegados a este punto tendremos por un lado la patata pelada y cortada en trozos o rodajitas. Y por otro tendremos el sofrito con el bacalao.  

    Pondremos ambas cosas en un bowl amplio, añadiremos los huevos batidos y mezclaremos todo bien. A mi particularmente me gusta la tortilla con mucho huevo, una especie de híbrido entre tortilla tradicional española y tortilla francesa. Por eso suelo añadir más huevo de lo habitual. Además, la idea de presentarla de forma individual me resulta de lo más atractiva. 

  7. El siguiente paso será hacer las tortillas. Como os comentaba antes, vamos a hacerlas de forma individual. Pondremos una sartén al fuego con aceite de oliva, cuando esté bien caliente añadiremos un poco de la mezcla de tortilla y dejaremos que se cuaje a fuego medio. Cuando veamos que el huevo ha tomado consistencia la plegaremos sobre si misma, tal como sueles hacer la tortilla francesa de toda la vida. Daremos un par de vueltas más hasta que se cuaje, ya dependerá de como te guste. Yo la prefiero poco hecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *