Como hacer yogurt casero

Como hacer yogurt casero. Vaso de yogurt blanco con frambuesas y copos de avena. Una cucharada de mermelada chorrea sobre la fruta.
El yogurt es un producto lácteo que podemos usar tanto en platos dulces como salados.

Hacer yogurt en casa es un proceso muy sencillo que no encierra ningún misterio. Necesitas tan solo dos ingredientes lo cual lo hace más sencillo todavía. Por ello en esta receta vamos a ver como hacer yogurt casero sin complicaciones y de una forma fácil. Antes de nada, veamos algunas consideraciones previas para comprender el proceso completo.

Lo primero que debemos saber es que el yogurt es un producto lácteo obtenido a través de la fermentación de unos micoorganismos específicos de la leche. Estos bichitos son unas bacterias, que si te digo el nombre seguro que alguna vez las has oído, son del género Lactobacillus y Streptococcus. Esta fermentación llevada a cabo en una temperatura controlada da lugar al exquisito yogurt casero, que nada tiene que ver con el comercial.

Como os decía, hacerlo en casa es muy sencillo, y como es para consumo propio son necesidad de transportarlo a ningún sitio, podemos llevar a cabo esta fermentación y meter directamente en la nevera. Controlando estas temperaturas podemos guardarlo sin ningún tipo de problemas durante unos 5 ó 6 días.

El origen del yogurt se sitúa en Turquía, aunque también se lo atribuyen los Griegos.

El yogurt se convirtió en un alimento básico de los pueblos nómadas por su fácil transporte y por su valor alimenticio.

Si hablamos de la leche, la más recomendable es la leche entera por su contenido en grasa que va a facilitar la formación del yogurt. No obstante, podemos hacerlo tanto con leche semi y desnatada. Pero debes tener en cuenta que el resultado no va a ser el mismo en consistencia, quedando un yogurt más líquido cuanta menos materia grasa contenga la leche.

La leche más utilizada es la de vaca, sin embargo también se obtienen muy buenos resultados con la de oveja o la de cabra. Su sabor variará dependiendo del tipo de leche utilizada. Si os recomiendo que utilices una leche fresca pasteurizada, de las que venden en la zona de refrigerados del supermercado, aunque la leche habitual vendida en cajas también ofrece resultados satisfactorios.

No solo se pueden comer como postres tras las comidas, o como desayuno. El yogurt puede ser la base de otras elaboraciones, como pueden ser salsas. Por ejemplo el tzatziki griego o estos polos de yogur y moras. Como sabes puedes ver todas estas recetas en mi perfil de Instagram @zafranelas, ahí estoy totalmente disponible para resolver cualquier duda, al igual que en el blog dejándome un comentario aquí abajo.

Como hacer yogurt casero. Imagen de los vasos de yogurt dentro de la yogurtera.
La yogurtera controla la temperatura para que las bacterias lácticas hagan su trabajo.

Además de los beneficios que nos ofrece el consumo de yogurt casero, hacer nuestro propios yogures nos va a repercutir positivamente en un ahorro de nuestra cesta de la compra; además de evitar la generación de residuos plásticos que tanta perjudica al planeta.

Existen varias formas de hacer yogurt en casa, a continuación os contamos las que hemos probado con resultados muy buenos.

La leche más utilizada es la de vaca, aunque la de cabra y la de oveja también ofrecen muy buenos resultados.

En cualquier caso, aunque la entera es la más recomendable, con leche semi o desnatada también se puede hacer yogurt.

Como os decía, solo necesitas dos ingredientes. Uno es la leche y otro el el fermento lácteo. Puedes encontrarlo en herbolarios y no es más que un fermento lácteo liofilizado con bacterias lácticas que van a realizar el trabajo de la transformación de la leche en yogurt. Sin embargo, si no lo encuentras fácilmente, puedes obtener estas bacterias lácticas de otro sitio más común y accesibles para todo. ¡No os más que otro yogurt!

Es cierto que para hacer tus primeros yogures caseros vas a necesitar un yogurt comercial, pero cuando los hagas por primera vez, puedes reservar uno para hacer la siguiente remesa de yogures. Así de un yogurt comercial, acabas teniendo tus propio fermento natural.

Dicho todo lo anterior, ya podemos elegir la forma de hacer el yogurt, pero antes tienes que llevar a cabo una elaboración previa. Te la cuento:

Calienta un litro de leche entera fresca a unos 45ºC. Retira del fuego la olla y añade 1gr del fermento lácteo elegido, un yogurt comercial o uno reciclado de otra remesa. Mezcla todo bien de forma que se integren bien los ingredientes. Con una batidora de mano a baja potencia te resultará más fácil. Lo utilizaremos inmediatamente.
Como hacer yogurt casero. Vaso de yogurt blanco con frambuesas y copos de avena. Una cucharada de mermelada chorrea sobre la fruta. Se ve el bote de mermelada rojo intenso.
Tiempo de preparación 15 minuto(s) Tiempo de cocción 10 hora Tiempo de descanso 5 hora Tiempo total 15 h 15 mins

¿Qué necesitas?

Solo 2 ingredientes (con fermento lácteo)

Solo 2 Ingredientes (sin fermento lácteo)

Métodos para hacer yogurt en casa

En Olla lenta o Crockpot

  1. Ponemos en la olla lenta dos dedos de agua y calentamos en posición alta hasta que se alcances estos 45ºC que os comentaba antes. Mientras iremos metiendo la mezcla base para el yogurt (leche+fermento o leche+yogurt) en vasitos de cristal.

    El riesgo de este método es que los yogures se mojen con la condensación del agua en la tapadera de la crockpot, por ese motivo es muy importante tapar los vasitos.
  2. Cuando el agua de la olla haya alcanzado la temperatura deseada, meteremos los vasitos de yogurt, los cuales habremos tapados cuidadosamente con papel film de cocina. Taparemos la olla y la apagaremos. Dejaremos que los yogures fermenten durante unas 10 horas. Trascurrido ese tiempo los sacaremos y los conservaremos inmediatamente en la nevera. Ya está listos para consumir.

En el Horno

  1. Ponemos el horno a calentar con calor arriba y abajo a los 45ºC que necesitamos. Mientras iremos metiendo la mezcla base para el yogurt (leche+fermento o leche+yogurt) en vasitos de cristal, tal como hicimos en el método anterior. Pero en este caso no lo taparemos con film de cocina, los taparemos con papel de aluminio o le pondremos un paño por encima.

    Este método es muy efectivo, aunque el control de la temperatura no es muy exacto. Podéis favorecerlo tapando los vasitos con un paño de cocina, para que estén más arropados.
  2. A continuación meteremos los vasitos de yogurt en el horno apagado y lo cerraremos. Dejaremos que los yogures fermenten durante unas 10 horas. Trascurrido ese tiempo los sacaremos y los conservaremos inmediatamente en la nevera. Ya está listos para consumir.

En Yogurtera

  1. Este caso es el más sencillo, ya que solo tendrás que meter la mezcla base de yogurt en los vasos de la yogurtera y taparlos con sus tapaderas. Los metes en la yogurtera, la tapas y la accionas. En 10 horas tienes tus yogures caseros listos. Como en los casos anteriores, debes conservarlos inmediatamente en la nevera.

    Este es el método más fiable donde la temperatura está más controlada, ya que la yogurtera hace el trabajo de mantenerla constante todas las horas que dura el proceso.
Archivar en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *