Printfriendly

Pantxineta



A mi es que estos dulces con hojaldre me encantan. 

Y si vienen acompañados con crema pastelera ya ni te cuento. Realmente no soy una gran amante de los dulces, pero bocados como éste me parecen irresistibles. 

Esta delicia se llama PANTXINETA o panchineta. Se trata de uno de los dulces más representativos del País Vasco, un lugar del que me enamoré nada más que pisé sus calles. El país vasco es tan diferente a mi tierra que la hace atractiva y exótica, y no precisamente por su sol radiante y playas llenas de palmeras datileras. Euskal Herria se sitúa en el norte Español a orillas del Cantábrico donde presume de una historia ancestral que la hace única. Allí se habla castellano y euskera...éste último mantenido como vestigio de épocas incalculables y de origen incierto. Y precisamente por eso, por no provenir de una raíz latina, este idioma se me hace inalcanzable. Si si...que no me entero ni de Jota cuando lo oigo. 

Soy capaz de comer panxineta sin parar. Esta suave y sienta tan bien que aunque sea el final de una comida copiosa repito postre fijo. 



No os he hablado de mi amiga MissPimienta, la culpable del #panxinetasday. Y es que cuando te metes en la cocina siempre es por un buen motivo. Cocinar para tus padres, hermanos o amigos; sorprender a tu pareja o cocinar simplemente para ti siempre es una buena opción. Por este motivo, en esta ocasión he encendido el horno para ella, espero que le guste!!

INGREDIENTES:

Para la crema pastelera:
- 1/2 litro de leche entera
- 4 yemas de huevo de campo
- 100 gr de azúcar
- 50 gr de harina de maíz
- 1 vaina de vainilla
- piel de 1/2 limón

Para la panxineta:
- 2 láminas de hojaldre (redondas)
- 1 huevo batido
- un puñado de almendras laminadas

ELABORACIÓN:

Primero haremos la crema pastelera apara el relleno:


Reservaremos medio vaso de la leche  y lo meteremos en el frigorífico para mantenerla fría. El resto de la leche la pondremos en una olla amplia con la vaina de vainilla y la cáscara del medio limón. Pondremos la olla al fuego y la calentaremos lentamente sin dejar que hierva. 

Cuando la leche esté caliente retiraremos la olla del fuego, la taparemos y la dejaremos enfriar  durante 15 minutos aproximadamente, durante este tiempo la leche tomará el sabor del limón y la vainilla.

A continuación colaremos  la leche para eliminar las semillas de la vainilla, deberemos hacerlo con un colador de malla muy fina o de tela ya que estas semillas son demasiado pequeñas y no son retenidas por un colador  normal.

Seguidamente separaremos las yemas de las claras. Pondremos las yemas en un recipiente amplio.

Una vez que las hayamos separado y puesto en el recipiente, le añadiremos el azúcar. Lo batiremos todo con una varilla manual hasta obtener una mezcla homogénea.

Continuaremos poniendo la olla con la leche de nuevo al fuego a intensidad baja. Cuando haya tomado un poco de temperatura, le iremos añadiendo la mezcla de huevo y azúcar batida. Deberemos remover enérgicamente con la varilla para que se integren bien las yemas en la leche. Una vez que esté todo bien mezclado, lo mantendremos a fuego muy suave.

A continuación, disolveremos la harina fina de trigo (maicena) en la leche que habíamos reservado, cuando esté bien disuelta la añadiremos a la olla y volveremos a  remover todo con la varilla hasta que la mezcla adquiera consistencia. Continuaremos removiendo hasta que se nos forme la crema pastelera. 

Una vez terminada la crema, la pasaremos a un recipiente para que se nos enfríe antes de utilizarla y lo taparemos con un paño para que no se forme una capa dura sobre la superficie.


Una vez hecha la crema ya solo nos quedará montar el pastel. Para ello pondremos la primera lámina de hojaldre sobre una bandeja de horno con papel anti-adherente debajo. La cubriremos con la crema pastelera y pondremos encima la otra lámina de hojaldre.

Sellaremos los bordes doblándolos sobre si mismos. Pintaremos toda la superficie con el huevo batido y le pondremos las almendras laminadas por encima.


La meteremos en el horno precalentado a 180ºC durante unos 20 minutos aproximadamente. Este tiempo es aproximado, dependerá del tipo de horno. Como consejo te diría que vigilases la panxineta y que la sacases del horno cuando la veas doradita.



Ya solo te quedaría añadir azúcar glass por encima (y un poco de canelas si te apetece, porqué no 😉). Un bocado delicioso...Así que...¡¡No dejéis de probarlo!!

Quien comparte su comida, no pasa solo la vida



Te recordamos nuestros perfiles en las redes sociales por si queréis un contacto instantáneo con nosotros: FacebookTwiterInstagramPinterestGoogle +


5 comentarios

  1. Tengo q ir al país vasco más ohhh no lo conocía pero q pinta tooppppp más tiene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de acuerdo! yo también tengo que ir mas! Mientras, me consuelo con esta panxineta!

      Eliminar
  2. Holaa
    Madre mía qué buena pinta tiene estoooo. Además me ha parecido hasta sencillita este finde sin falta voy a probar de hacerlo.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tan sencilla como ves, no tiene complicación alguna. El resultado va a ser riquisimo! Bss

      Eliminar
  3. Se ve un postre muy rico. A mi también me gusta mucho el hojaldre y la crema pastelera, mucho más que la nata.
    Divino.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.