Receta de mayonesa casera clásica

Te doy los consejos necesarios para hacer tu propia mayonesa casera sin decaer en el intento
Receta de mayonesa casera clásica:cazuela de barro con mayonesa casera y unos roscos de pan. Un poco de flor de lavanda acompaña a la imagen.
La mayonesa es una de las salsa más exitosas en nuestras mesas

Hacer nuestras propias salsas en casa es todo un placer, sobre todo porque sabemos en todo momento los ingredientes que llevan. Esto es muy importante si queremos controlar la cantidad de grasa y sal que queremos tomar. Una buena forma de empezar en la aventura de hacer nuestras propias salsas caseras, es con esta receta de mayonesa casera clásica. Su uso es muy amplio y gusta a todos.

La mayonesa es una receta un tanto controvertida lo cual nos puede plantear algunas dificultades a la hora de hacerla. Sin embargo, en esta receta voy a darte una serie de consejos para que los tengas en cuenta durante la elaboración. Si los sigues vas a obtener resultados muy buenos; y si no es así puedes volver a repetirla hasta que salga bien y le tomes el pulso. La práctica también ayuda, y aunque las primeras veces no salga con la consistencia deseada no debemos dejar de practicar hasta lograr encontrar el punto deseado.

La mayonesa es una salsa emulsionada fría elaborada principalmente a base de huevo y aceite vegetal. De origen presumiblemente Español, normalmente se la sazona con sal, zumo de limón o vinagre. 

Hoy en día utilizamos la mayonesa en multitud de platos internacionales, por regla general en recetas de hortalizas y pescados, aunque en platos de carne también está muy presente.

La mayonesa es la base de otras muchas salsas que utilizamos en muchos platos, como puede ser la salsa rosa o la salsa ajonesa (conocida normalmente también falso alioli, recordemos que éste último tan solo lleva ajo y aceite).

Como os decía al principio, los usos de la Mayonesa casera son muy amplios y resulta muy versátil en los platos. Aporta el toque perfecto en muchos casos, como puede ser en la ensaladilla de gambas ¡No hay ensaladilla sin mayonesa! Los huevos rellenos también son un plato muy clásico donde la mayonesa no puede faltar. No puedo pasar por alto a los bocadillos, un buen bocata mejora con cucharada de mayonesa. Por ello te invito a probar este montadito de piquillos, está presentado en formato tostada pero es fácil de comer. El toque crujiente lo hace aun más delicioso.

Receta de mayonesa casera clásica: cazuela de barro con mayonesa casera y unos roscos de pan. Un poco de flor de lavanda acompaña a la imagen.
Conocida mundialmente, la mayonesa es una de las salsa más conocidas

Llega el momento de ponerse manos a la obra y empezar a experimentar con esta salsa. Recuerda que puedes consultar cualquier duda, ya sea dejando un comentario al final de la receta o directamente en mi perfil de Instagram Zafranelas.

Dificultad: Intermedio Tiempo de preparación 15 minuto(s) Tiempo total 15 mins Porciones: 1

Descripción

La mayonesa es una de las salsa de acompañamiento más utilizadas en la cocina. Puedes utilizarla en ensaladas, bocadillos o incluso como cobertura para gratinar en el horno. Sus utilidades son muy variadas.

Puedes tildar cada ingrediente a medida que los tengas a mano, lo mejor es prepararlo todo antes de comenzar, así va a ser mucho más fácil.

Ingredientes para hacer mayonesa casera:

Cómo hacer Mayonesa casera (y los trucos para que no se corte)

  1. Ponemos en el vaso de la batidora el huevo, una pizca de sal y un poquito de aceite suave.  No te indico cantidades porque esto es una ciencia incierta. A cambio he hecho un completo reportaje fotográfica de cada paso. Espero que visualmente sea de ayuda. Meteremos la batidora hasta que toque el fondo del vaso.

    Volviendo a la cantidad de aceite, podemos considerar que nos va a hacer falta unos 250 ml aproximadamente. No obstante va a depender del tamaño del huevo. Yo he utilizado un huevo tipo L. Yo te recomiendo que la primera vez que lo hagas te apuntes la cantidad de aceite que usas. Otro factor importante que va a determinar la cantidad de aceite es la consistencia que le queramos dar a la mayonesa y la cantidad que queramos obtener. A más aceite más cantidad de mayonesa. 

    Por este motivo os digo que es difícil saber que cantidad exacta de aceite vamos a necesitar, tan solo podemos aproximarla. Por todo lo anterior te aconsejo que tengas la botella a mano y utilices la que creas necesaria según el tipo de mayonesa que quieras obtener. Por ejemplo, más consistente si es para un bocadillo o más ligera si la vas a utilizar en una ensaladilla de gambas.

  2. Con la batidora metida en el vaso tocando el fondo, empezaremos a batir a velocidad suave sin levantarla del fondo. Esto es un apunte muy importante: No muevas la batidora.

    El no mover la batidora va a favorecer que la mezcla se realice de forma ordenada y poco a poco, este hecho asegura que la mayonesa no se corte. Es mejor no tener prisa y hacerla poco a poco, las velocidades altas no son buenas aliadas a la hora de hacer tu propia mayonesa casera.

  3. Veremos como poco a poco la mayonesa va tomando forma, empiezan a mezclarse los ingredientes y a formase la emulsión. En este punto añade poco a poco el aceite. Añádelo al vaso poco a poco en forma de hilo suave, un chorrito que caiga de forma despacio para que de tiempo a mezclarse con el huevo.

    Sobre el aceite, es mucho mejor utilizar un aceite suave como es el aceite de girasol. También puedes utilizar un aceite de oliva de 0.4 grados por ejemplo. Lo que no te recomiendo bajo ningún concepto es hacerla íntegramente con aceite de oliva virgen extra. Resultará una mayonesa con un sabor muy pronunciado y con toques muy amargos. No obstante, podemos utilizar ambos aceites para obtener una mayonesa con más personalidad. Comenzaremos con el aceite de girasol y una vez que la mayonesa haya tomado forma podemos añadir un chorrito de AOVE para aportar carácter y sabor a la salsa.

  4. Seguiremos añadiendo poco a poco el aceite y veremos como la mayonesa va tomando forma. La clave está en no mover la batidora del fondo del vaso hasta que esté bien integrados todos los ingredientes. 

  5. A medida que vayamos añadiendo el aceite vas a ver como la mayonesa va aumentando su volumen. cada vez tendremos más mayonesa. Aunque parezca que podemos poner todo el aceite que queramos, tenemos que tener en cuetna que un huevo admite una cierta cantidad de aceite, no te pases o se cortará.

Nota

Lo peor que nos puede pasar haciendo mayonesa es que se corte, no es más que el huevo y el aceite se separen resultando un líquido aceitoso. Para evitarlo es muy importante hacerla de forma muy clamada sin mover de forma brusca la batidora y dando tiempo a que se integren bien los ingredientes.

Archivar en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *