Salsa de cúrcuma (para wok)


Hoy es de esos días en el que vamos a compartir grandes descubrimientos  que para nosotros han supuesto todo una revolución. Si te gusta la comida diferente donde el dulce, el salado y el amargo combinan a la perfección con el picante... ¡¡éste es tu aderezo perfecto!! 

Utilízala sobre todo para wok, elige el producto principal que prefieras (calamares, chocos, cerdo, pollo, pato....) añade un complemento al gusto (cebolletas, jengibre, más chile, cilantro, arroz) y como toque final aglutina todos los sabores con esta salsa, ainss... 



INGREDIENTES:

- 200 ml de leche de coco 
- 1/2 cucharadita de azúcar
- 1 guindilla
- 1 cucharadita de comino en grano
- 1 cucharadita de semillas de hinojo
- 1 cucharadita de pimienta en grano
- 2 cucharaditas de semillas de cilantro
- 2 cucharaditas de cúrcuma molida
- ralladura de media lima
- sal

ELABORACIÓN:

Comenzaremos tostando las especias en una olla al fuego, no echaremos aceite. Tan solo podremos las especias y pondremos la olla a fuego medio. Cuando se vayan calentando apreciaremos como los aromas de las especias empiezan a inundarlo todo. Por efecto del calor, los aceites esenciales afloran y desprenden toda su fragancia y sabor. Transcurridos unos 4 minutos aproximadamente, pasaremos las semillas a un mortero para molerlas. Las reservaremos.

Queremos destacar que tengáis cuidado de no quemar las especias ya que aportarían un sabor amargo a la salsa.


Seguidamente, ponemos en una picadora el resto de ingredientes. La leche de coco, la guindilla, la ralladura de lima, el azúcar y una pizca de sal. Lo trituraremos todo hasta conseguir una salsa más o menos homogénea.  A continuación añadiremos las especias molidas y lo mezclaremos todo bien.




Finalmente, verteremos toda la mezcla en la olla donde hayamos tostado las especias y la pondremos al fuego. Consumiremos la salsa durante unos 20 minutos aproximadamente, hasta que comience a adquirir consistencia y se ponga melosa.



Una vez hecha, la podemos consumir inmediatamente o conservar en el frigorífico.  A nosotros se nos conservó perfectamente durante dos semanas más o menos. Eso si...ten en cuanta que cuanto más tiempo pase, más se van a potenciar los sabores y más potente se pondrá, lo cual para nosotros se transformó en una mejora considerable del sabor.



Ya te lo decíamos al principio, los sabores se complementan a la perfección, las posibilidades de combinarla son infinitas y como resultado un plato genial. Así que...¡¡No dejéis de probarlo!!

Quien comparte su comida, no pasa solo la vida



8 comentarios:

  1. Tiene que estar maravillosa, menuda pintaza que tiene, me guardo la receta....Besss

    ResponderEliminar
  2. mmmm esta salsita tiene que estar deliciosa.. se me hace la boca agua. Me encanta descubrir nuevas salsas para probar. esta me la anoto
    un beso!
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Justo la especia que más utilizo últimamente, tiene muy buenas propiedades. Tendré que probarlo. Besos

    ResponderEliminar
  4. Ayy... pero que salsita Marga, con tan buena pinta y tan apañá!!!
    Si es que eres un crack en la cocina!!!

    Un beso y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  5. Que rica salsa, gracias por compartir! Un beso

    ResponderEliminar
  6. Buena receta.
    Tendremos que probarla. GRACIAS POR COMPARTIR.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Leche de coco, ralladura de lima, guindilla.... ¡pero si parece mía!, mejor dicho, ¡la habéis hecho para mí!, ¡muchas gracias!

    ResponderEliminar
  8. Ohhhh!! Me gusta todo lo que has dicho y el picante que no falte! Digo lo mismo que el capitán Rábano: Es perfecta par mí, jejeje. Me encanta!

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejarnos un comentario!!

Nos hace mucha ilusión ver tu versión de esta receta, queremos ver el resultado.
Si te animas, cuéntanos si te ha gustado y envíanos una foto a azafranesycanelas@gmail.com.

¡Veras publicada la foto de tu plato!

Printfriendly

Síguenos la pista