Printfriendly

trampantojo fuet, tomate y bizcocho micro.




Nos hemos atrevido con el conocido trampantojo de tomate, fuet y pan.
¿No sabes lo que es un trampantojo? Te lo explicamos:


Los trampantojos son elaboraciones que juegan visualmente con el comensal, es decir, parecen una cosa pero en realidad son otras. El objetivo al elaborar un trampantojo es sorprender a tu invitado poniendo la máxima creatividad y realismo al plato.

En este caso recreamos un fuet (con su etiqueta incluida), un tomate y un poco de pan...De qué están hechos los descubrirás a lo largo de la receta...

INGREDIENTES:

*Para el tomate:
- 200 gr de queso cremoso (tipo filadelfia)
- 4 hojas de gelatina neutra
- 50 gr de azúcar
- 1 cucharada de miel
- el rabito de un tomate natural tipo cereza (o tipo rama pequeño)



*Para la cobertura del tomate:

- 250 gr de frambuesas
- 75 gr de azúcar blanco
- 2 hojas de gelatina neutra

* Para el fuet de chocolate:
- 250 gr de chocolate blanco
- 125 gr de nata especial para reposteria
- 100 gr de almendra cruda
- colorante rojo para chocolate
- 50 gr de azúcar glas
- 10 gr de maicena

*Para el bizcocho con sifón (falso pan):
- 1 huevo
- 40 gr de azucar
- 15 gr de harina
- 25 ml de leche entera
- unas gotas de extracto de vainilla



*Para las galletas especiadas (falsa etiqueta del fuet):

- 250 gr de harina
- 1 cucharadita de levadura en polvo
- 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 100 gr de azúcar moreno
- 1 huevo pequeño
- 1 cucharada de leche
- una pizca de jengibre molido
- una pizca de canela molida
- una pizca de clavo molido
- sal



ELABORACIÓN:


Debido a la complejidad de la receta vamos a explicar cada componente por separado para poder separar las tareas.

Para hacer los tomates de queso cremoso:
Vamos a poner en un recipiente amplio el azúcar y el queso cremoso, lo mezclaramos todo muy bien con ayuda de unas varillas. Una vez que se hayan integrado bien estos ingredientes, los reservaremos y procederemos con la disolución de la gelatina en un poco de miel.


Pondremos la miel en un cazo pequeño y la calentaremos hasta que se vuelva bien fluida, seguidamente añadiremos las hojas de gelatina; las cuales habremos tenido hidratando durante unos 15 min en agua tibia.

Una vez que la gelatina y la miel se hayan integrado perfectamente lo añadiremos al queso cremoso que teníamos reservado. Volveremos a mezclar de forma enérgica hasta que todo se haya integrado a la perfección.


Ya podremos dar forma a los tomates, para ello necesitamos un cuenco de tamaño mediano donde pondremos un trozo de film de cocina. Añadiremos una buena cucharada de la mezcla de queso cremoso y haremos un saquito con el film dejando atrapado el queso dentro 



...tal como veis en las imágenes. Ataremos dicho saquito con ayuda de un hilo de cocina. Deben quedar bien presionados para que se haga una forma redondeada con ciertas hendiduras en la parte superior las cuales posteriormente nos van a dar más credibilidad al trampantojo.

Una vez que tengamos todos los tomatitos formados los meteremos en el congelador durante unos horas hasta que quede bien solidificado.


Mientras vamos a preparar el sirope de frambuesas que nos servirá para hacer una cobertura roja para los tomates. Para ello vamos a poner en un cazo las frambuesas y el azúcar. Lo pondremos a fuego suave para que el azúcar se vaya disolviendo lentamente.


Veremos como poco a poco el azúcar irá tomando temperatura y diluyéndose con las frambuesas. Mantendremos la mezcla a fuego medio hasta que veamos que se nos forma un sirope meloso. 


Aun caliente lo colaremos para eliminar las semillas de las frambuesas y añadiremos las hojas de gelatina, las cuales habremos tenido hidratando en agua tibia durante unos minutos (al igual que en la explicación anterior). Reservaremos hasta que pierda temperatura, pero no hace falta enfriar del todo. Con que esté tibio es suficiente.


A continuación sacaremos los falsos tomates de queso del congelador. Deberemos esperar unos 10 minutos para que la superficie se escarche un poco, entonces, le quitaremos con mucho cuidado el fil de cocina. Los pondremos en un plato y los iremos bañando con el sirope de frambuesa una y otra vez hasta que queden bien cubiertos. 

Antes de que la cobertura tome consistencia le pegaremos el rabito del tomate natural. Esperaremos que se cuaje la gelatina del sirope, pare ello meteremos los tomates terminados en la nevera.

Una vez bien compacto todo, eliminaremos los sobrantes de sirope que estén en el plato con ayuda de un cuchillo fino y afilado. Reservaremos los tomates terminados en la nevera hasta el momento de servir.


Para hacer el fuet de chocolate blanco:Pondremos la nata en un cazo amplio a fuego suave y le iremos añadiendo el chocolate blanco en pequeños trozos para que se vayan derritiendo lentamente. Añadiremos también un poco de colorante rojo.



Mientras, con ayuda de un robot de cocina vamos a picar las almendras. No deben quedar demasiado trituradas, es importante que queden trozos grandes para que hagan el efecto del fuet al cortarlo.


Seguidamente añadiremos dichas almendras molidas al chocolate y lo mezclaremos bien. Dejaremos que se atempere un poco la mezcla antes de seguir con la elaboración. 

Pondremos un trozo de film de cocina sobre la encimara y añadiremos unas 4 cucharadas del chocolate. Ya solo nos quedará hacer un rulo con ayuda del film de forma que consigamos hacer una especie de fuet.



Aseguraremos bien el papel y la forma y ataremos los extremos para contener a la perfección el chocolate; además esas puntas finales también van a ser claves a la hora de presentarlo en el plato asemejándose mucho a un embutido. Refrigeraremos los fuet hasta que el chocolate tome consistencia. 

Justa antes de presentar, haremos una mezcla con el azúcar glas y la harina de maíz y pasaremos el falso fuet una vez que le hayamos quitado el film. Ésto simulará el característico moho de estos embutidos.




Para hacer la falsa etiqueta del fuet:La etiqueta del embutido va a ser una galleta especiada que va a equilibrar perfectamente el resto de sabores del plato, sobre todo va a suavizar el gran dulzor del chocolate blanco. 

Para ello solo tendremos que mezclar en un recipiente amplio los ingredientes que se indican.
Primero los ingredientes secos; la harina tamizada con la levadura, el azúcar moreno, una pizca de sal y las especias (jengibre, canela y calvo). Una vez que lo mezclemos todo bien podremos añadir los demás ingredientes, como son el huevo, la mantequilla y la leche.




Seguidamente mezclaremos todo con ayuda de unas varillas hasta conseguir una masa homogénea. Dejaremos reposar la masa unos 20 minutos aproximadamente.

Transcurrido este tiempo, estiraremos la masa y cortaremos las galletas con ayuda de un corta pastas de forma rectangular y las iremos poniendo sobre la bandeja de horno en un papel de hornear para que no se nos peguen. Con ayuda de una brocheta de madera le haremos un orificio en uno de los laterales y estamparemos la palabra fuet con ayuda de unas moldes de letras.

Hornearemos las galletas en el horno precalentado a 180 grados durante unos 15 minutos aproximadamente. Una vez cocinadas, dejaremos que se enfríen y les pondremos a cada una de ellas un poco de hilo de cocina simulando la cuerda del fuet.


Para el bizcocho con sifón:Es tan sencillo como poner todos los ingredientes en un robot de cocina y batir hasta conseguir una mezcla homogénea de huevo, azúcar, harina, esencia de vainilla y leche.



Antes de meter en el sifón es estrictamente necesario pasar esta mezcla por un colador para retirar cualquier tipo de grumo que pudiera haberse formado. De lo contrario se obstruiría el sifón.






Una vez bien tamizada la introduciremos en el sifón, lo cerraremos y le pondremos las cargas de gas que necesite tu modelo de sifón, en nuestro caso es de 500 ml y requiere una única carga.





Lo agitaremos bien y llenaremos el fondo de un vaso de plástico con el contenido del sifón. Recuerda que éste siempre debe utilizarse de forma vertical para aprovechar al máximo la carga.




Introduciremos el vaso en el microondas a máxima potencia durante unos 50 segundos. Tiempo suficiente para que se cocine el bizcocho, obteniendo un resultado ligero y muy aireado que pasa perfectamente por un pan excelente y con una buena miga.






Ya solo nos quedará presentar el conjunto del plato con todos los ingredientes. Para acompañar la estética del trampantojo, lo hemos presentado en una tabla típica de cortar embutidos.



Trucos y consejos:



- Recomendamos tener hechos los tomates de el día anterior para que estén bien congelados y así facilitar la manipulación de ellos al ponerla la cobertura de sirope de frambuesa. 


- Para hidratar las hojas de gelatina, si las cortas con ayuda de unas tijeras en trozos pequeños, se hidratarán antes y de forma uniforme. Además, no necesitarás un recipiente tan grande, un cuenco de postre y poco agua será suficiente.

- Cuando derritáis el chocolate blanco con la nata en el cazo, tened especial cuidado con la temperatura. No debe subir mucho, solo la justa para que se vaya derritiendo lentamente sin que llegue a quemarse.

- Al igual que con los tomates, los fuets de chocolate también se pueden tener hechos desde el día anterior. Esto nos va a facilitar sacarlos del papel además de no tener tanto trabajo el mismo día que los vayas a servir a tus invitados.


Quien comparte su comida, no pasa solo la vida

Te recordamos nuestros perfiles en las redes sociales por si queréis un contacto instantáneo con nosotros:

Publicar un comentario

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.