Ostras Bloody Mary




Conocemos el afamado cóctel Bloody Mary. Si no estás muy familiarizado te cuento que lleva principalmente vodka, zumo de tomate, apio, pimienta, salsa inglesa y tabasco. Aunque como en todas las recetas existen variantes, éste es el combinado de ingredientes más común.

Existe una leyenda tras la creación de este cóctel que ciertamente voy a obviar, por que son tantas y diversas que no me atrevo elegir la más creíble. Me quedo con el nombre que traducido sería algo así como "María la sanguinaria" o en su defecto "la sangrienta"  .... el segundo no mejora al primero así que es mejor ni traducirlo porque pierde todo su toque sofisticado. No me imagino pidiendo.... 
- Un María la sangrienta, por favor.


INGREDIENTES (para 4 personas):

- 12 ostras
- 2 tomates maduros
- salsa worcestershire
- pimienta negra molida
- tabasco
- hojas tiernas de apio

ELABORACIÓN:


Comenzaremos agenciándonos unas ostras bien frescas. El calibre no es primordial, no es relevante el tamaño de las mismas. Éstas son de un calibre pequeño por lo que no son demasiado grandes. En esta receta debemos tener en cuenta que su elaboración debe hacerse minutos antes de ser servidas, ya que es muy importante que las ostras estén bien frías y recién abiertas. Con lo cual deberemos proceder de forma rápida.

Comenzaremos rallando los tomates con ayuda de un rallador. La pulpa obtenida la pasaremos por un colador de malla fina, así eliminaremos resto de pieles y semillas. Queremos obtener un zumo de tomate muy suave. A continuación le echaremos una pizca de pimienta negra molida, dos o tres gotas de tabasco y otras tantas de salsa inglesa worcestershire (perrins).  Reservaremos este zumo de tomate condimentado en el frigorífico.




Seguidamente abriremos las ostras. No es tan difícil y tampoco pretendemos hacer un tutorial de como hacerlo ya que   lo hacemos   David es el experto y lo hace de una forma tan fácil que no lo creemos necesario. Sólo unos consejos básicos: 

1)Pon la ostra en un lugar firme de la encimera, sujétala envolviéndola en un paño e introduce el abre-ostras en la unión de las dos valvas.

2) No apliques demasiada fuerza, busca el punto débil y cuando lo encuentras realiza delicados movimientos de vaivén para despegarlas.

3) Finalmente una vez abiertas, no olvides despegarlas del nervio que las une a la concha para facilitar su ingesta ;)





También es muy importante que no deseches el agua que soltará la ostra, intenta recuperarla porque eso es el mar en estado puro. Una vez recogida toda este agua añádela al zumo de tomate que habíamos reservado.

Finalmente, ya solo nos quedará echar por encima de cada ostra unas gotas del zumo de tomate especiado que hace las veces de Bloody Mary y unas hojas tiernas de apio que le darán el toque final a este aperitivo tan sofisticado. 

...Y el tomate que te sobre, lo pones en una copa mona (de esas que salen en las pelis) y le echas un buen chorretón de vodka, así te achispas y redondeas la velada ;)




Quizás no sea un plato para poner en una mesa donde haya muchos comensales. Por un lado conlleva un trabajo delicado momentos antes de la presentación lo cual no es factible y por otro, nuestra economía puede verse algo afectada. Peeero....si sois pocos y en un ambiente distendido y picoteando de pie en la cocina donde todos están haciendo algo por las encimeras....este es el aperitivo perfecto...Así que...¡¡No dejéis de probarlas!!


Quien comparte su comida, no pasa solo la vida


6 comentarios:

  1. Tienen una pinta asombrosa esas ostra y me parece una receta muy original, aunque la voy a tener que dejar para la siguiente Navidad porque en esta no puedo comer ostras. Un besote.

    ResponderEliminar
  2. A mi me da yuyu comer ostras, es algo al que no puedo pero esta receta se la paso a mi hermana, que ella si que las come y bastante.jiji
    Le va a sorprender tu receta seguro y seguro que le encantará.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Que bien me viene tu receta ,siempre las preparo con limón y pimienta y es hora de cambiar ,así disimulamos un poco el sabor y mis hijos lo agradecerán ( a los demás nos encantan ) y tengo un cuñado que es el encargado de abrirlas ,le hemos concedido el título por lo bien que lo hace, je je.
    Un beso y Felices Fiestas
    Lourdes


    ResponderEliminar
  4. Me encanta y te la copiaré en estas Fiestas, por cierto. Felices fiestas

    ResponderEliminar
  5. A ver... por partes.
    Me encanta la receta y la idea. Probé una vez en un restaurante un bloody mary con berberechos, no es lo mismo, pero... va por ahí y en casa una vez, en una cena con amigos hicimos bloody mary y dentro una ostra, así, a lo canalla, ;).

    En otra ocasión nos entretuvimos en sacar el agua de unos cherrys con una aguja (cosas de mi mujer enfermera) y sustituirla por vodka y luego los servimos en una ensalada... ¡brutal!.

    Soy adicto al bloody mary, me encanta, me parece que está en el podio de los cócteles junto al dry martini y el gin-tonic (aunque ahora me voy más por el vodka-tonic). Pero eso sí, no me gusta el apio, lo siento, pero es que no puedo con el.

    Te diré que lo he tomado en muchos sitios, digamos que cada vez que tengo oportunidad y el mejor, sin duda, en un bar que hay dentro de la Grand Central Station de Nueva York, una barra que es propiedad de Michael Jordan y que te lo pone sin apio y muy, pero que muy picante.

    Ala, ya he dejado la chapa...

    ResponderEliminar
  6. Adoro el bloddy mary aunque no soy mucho de ostras pero chica que las dos cosas juntas si que me animo, me parece una idea estupenda.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejarnos un comentario!!

Nos hace mucha ilusión ver tu versión de esta receta, queremos ver el resultado.
Si te animas, cuéntanos si te ha gustado y envíanos una foto a azafranesycanelas@gmail.com.

¡Veras publicada la foto de tu plato!

Printfriendly

Síguenos la pista