Printfriendly

Garbanzos con bacalao



Un buen potaje de garbanzos es como volver a la infancia. Cuando llegabas del cole y mamá nos ponía el potaje para recuperar fuerzas para las clases de por la tarde. Mi casa siempre ha sido muy de platos de cuchara durante la semana, los fines de semana la cosa cambiaba, aun recuerdo como si fuera ayer esas sardinas asadas con su picadillo fresquito; y esas acedias fritas con su ensalada y tortilla de turno. Y que es que tres hermanos en plena pre-adolescencia comen como leones. 

Pues este potaje de garbanzos con bacalao me recuerda a esos días; y si a esto le unes que me chiflan los garbanzos y que el bacalao va bien con casi cualquier plato, estamos ante uno de mis guisotes preferidos.

¿La elaboración? sencilla y son complicaciones, veamoslo!

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 400 gr de garbanzos
- 1 pimiento verde
- 1 tomate
- 4 dientes de ajo
- 2 hojas de laurel
- 1/2 cebolla
- 4 trozos de balacao
- aceite de oliva virgen extra
- sal

ELABORACIÓN:

Esta receta lo mejor que tiene es que se hace sola. Lo único que tienes que tener en cuenta es que debes poner a remojo los garbanzos unas doce horas antes, la noche anterior por ejemplo. 

A la hora de hacerlo solo tendrás que poner todos los ingredientes en una olla a presión y cubrirlo de agua. Pon la olla al fuego y deja que comience a hervir.



Mientras va hirviendo es posible que vaya apareciendo una espumita en la superficie, la deberás retirar con ayuda de una espumadera.  Cuando veas que la aparición de esta espuma va desapareciendo ya solo te quedará cerrar la olla y dejar que tome la presión máxima que ofrezca la olla. 


Cocinaremos durante unos 25 minutos aproximadamente. Transcurrido ese tiempo libraremos de presión la olla, poco a poco. Recuerda que este tiempo de cocción es orientativo, todo dependerá de tus garbanzos, la dureza del agua o incluso de tu altura respecto al nivel del mar... Te recomiendo que abras la olla, pruebes los garbanzos pruebes y si crees que necesitan algo más tiempo vuelve a cerrar la olla y cocinalos un poquito más. Rectificaremos de sal.

Finalmente cuando acabes la cocción del guiso, te recomiendo que lo dejes consumir un poquito a fuego medio; de esta forma el caldo del guiso quedará bien sabroso y consistente. Terminaremos con un poco de perejil fresco picado por encima para añadir un toque fresco al plato.

Hazte de una buena barra de pan e invita a toda la familia a disfrutar  de este potaje tan delicioso perfecto para la vigilia.

 Así que...¡¡No dejéis de probarlo!!

Quien comparte su comida, no pasa solo la vida


Te recordamos nuestros perfiles en las redes sociales por si queréis un contacto instantáneo con nosotros: FacebookTwiterInstagramPinterestGoogle +





Publicar un comentario

Gracias por dejarnos un comentario, tu opinión nos importa.


Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.