Printfriendly

5 trucos para ahorrar cocinando




Ahorrar es una de esas palabras sobrevaloradas que nos rodean en nuestro día a día. Sabemos que ahorrar es un gesto posible para algunos, pero mes tras mes nos resignamos pensando...el próximo mes ahorro fijo.

Pero no, llega el siguiente mes y resulta que tienes un gasto extra inesperado que llevan al traste tus plan de ahorro. 

Y lo mejor es cuando un mes has ahorrado algo de dinero, te las deseas felices con tu pequeña reserva económica, peero ese mes resulta que tienes dos gastos inesperados que hacen vaciar tus arcas ahorrativas.

A pesar de todo, eres feliz y vives con la ilusión de ahorrar y sobretodo de en qué te vas a gastar esos ahorros.


Podemos ahorrar en muchos aspectos de nuestra vida y cocinando no iba a ser menos. Te proponemos 5 trucos que te harán más fácil la ardua tarea del ahorro.

1) PRACTICA LA COCINA DE APROVECHAMIENTO.

En la cocina no se tira nada. Intenta sacar el mayor partido a cada plato aprovechando los restos que te hayan sobrado de una comida anterior. 

¿Te ha sobrado pollo asado? Puedes desmenuzarlo y márcate estos rollitos vietnamitas tan vistosos como éstos. Nadie diría que están hechos con restos de otra copiosa comida.

Si no te apasiona este tipo de plato, siempre puedes recurrir a las Reinas de la cocina de aprovechamiento: Las Croquetas. Por ejemplo, de chorizo, de jamón del cocido, de chocos que hayan sobrado de un guiso previo...y así hasta el infinito croquetil.





2) NO TIRES FRUTAS O VERDURAS APARENTEMENTE ESTROPEADAS.


Tarde o temprano algunas frutas y verduras se nos acaban estropeando en la nevera. Ya sea porque son nos restos de champiñones que ya no sabemos como aprovechar, o frutas muy maduras.

En el caso de las setas, ¿Habías pensado alguna vez que puedes hacer un caldo con esencia de setas? Y ese caldo puedes utilizarlo en un risotto o para hidratar un cus-cus. 

Da igual en qué utilices este caldo, lo importante es dar buena cuenta de esos champis que se estropean lentamente y ya no sabes que hacer con ellos.




Como ya os comentábamos, otros de los productos que suelen perecer en la nevera es la fruta. Hay infinidad de posibilidades para aprovecharla, cualquier tarta puede ser estupenda para incluirlas. Está claro que los postres son una buena vía de escape, en este caso os ponemos un ejemplo de qué hacer con esos plátanos ennegrecidos que pasan los días sin ser consumidos. Un pastel de plátano con un toque de ron que va a hacer las delicias de grandes y mayores.




3) MEZCLA PASTA DE DIFERENTES CLASES

A ver...quien no tenga en su despensa paquetes de pasta con restos de macarrones, espirales, lacitos, tiburones....que levante la mano. ¡No veo a nadie!

Son restos demasiado pequeños cómo para alimentar a la familia entera, por lo que acaban ocupando el lugar más recóndito de la despensa hasta llegar a ser olvidados.

Para que ésto no ocurra nosotros os proponemos mezclar todos esos resto de pasta y darles el toque de salsa que más nos guste. En este caso mezclamos unos restos de tallarines y unos amorelli enroscados bien vistosos y le añadimos una salsa de espinacas. Una pasta variada puede hacerte ahorrar más de lo que imaginas.





4) APROVECHA LOS PRODUCTOS DE TEMPORADA


Todos sabemos que los productos de temporada son mucho más económicos y de mejor calidad. Da buena cuenta de ellos, y si además practicas la cocina de proximidad o Km0 mejor que mejor. Es decir, consume productos de tu localidad, así estarás fomentando la economía local y preservarás el medioambiente al no ser necesario un transporte de largas distancias.

El movimiento Slowfood está de moda, cocina ECO y sostenible sin renunciar al sabor.


La forma más fácil de aprovechar la temporada de algunas frutas es haciendo mermeladas. En el caso de las Fresas, están esplendorosas pocos meses aunque eso no es razón suficiente para renunciar a ellas el resto del año. Puedes hacer mermelada de fresas para todos y cada uno de los desayunos del año.




¿Tambien te gustan las naranjas? Pues no renuncies a ellas, haz mermelada



5) SIGUE UNAS PAUTAS FIJAS



Hacer la compra parece una tarea sencilla. Yo tengo la teoría de que es una tela de araña que nos atrapa en el mismo momento en el que entramos en el Super...


Hay trampas en cada esquina: trampas camufladas en forma de chicles o pilas que puedes encontrar en la caja cuando vas a pagar la compra. Estas ahí esperando tu turno y ves un montón de paquetes de chicles de todos los sabores posibles. Justo más abajo están las pilas... ¿Tengo pilas? ¿Me llevo unos chicles....  Es fácil sucumbir a la tentación. 

Por alguna extraña razón, los gestores suelen cambiar cada cierto tiempo la distribución de los productos. Es posible que un día llegues y en la calle de la leche y los zumos ahora encuentres las harinas y las legumbres.... No hay extraña razón que valga, esos gestores te están obligando a recorrer el Super entero para que compres más de lo pensado. ¡¡Resiste!!

Por estos motivos lleva lista de la compra y jamás se te ocurra ir a la compra con hambre. De esta forma evitaras comprar productos innecesarios con el consecuente ahorro económico.


5 trucos que no son más que tareas sencillas, que si incorporamos en nuestro día a días veremos como ganamos en calidad en nuestra mesa favoreciendo la economía familiar. 

Hay muchas más formas de ahorrar en casa así que no dudes en compartir vuestros trucos dejando un comentario aquí abajo ⬇⬇⬇⬇⬇⬇⬇⬇⬇⬇⬇



1 comentario

  1. ¡Un post muy interesante! Yo añadiría llevar orden en el congelador... a veces se convierte en una caja misteriosa llena de comida que se tira ahí meses (o al menos a mí me pasa..., ¿soy la única?)

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejarnos un comentario!!

Nos hace mucha ilusión ver tu versión de esta receta, queremos ver el resultado.
Si te animas, cuéntanos si te ha gustado y envíanos una foto a azafranesycanelas@gmail.com.

¡Veras publicada la foto de tu plato!

Síguenos en Instagram

© Azafranes y Canelas. Design by FCD.